Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 424

explicar la verdad claramente de modo que produzca convicción en los oyentes, el Señor está presente como prometió hacerlo. Al salir en su misión, enseñando todas las cosas que Cristo les ha mandado, la promesa se cumplirá: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Los que son honestos de corazón verán la importancia de la verdad para este tiempo, y tomarán su lugar en las filas de los que guardan y enseñan los mandamientos.—Carta 223, 1905.

Cómo revelar a Cristo

Hay una gran obra que debe hacerse. ¿Cómo revelaremos a Cristo? No conozco un método mejor... que emplear la obra médica misionera en conexión con el ministerio. Doquiera vayáis, allí empezad a trabajar. Interesaos en los que os rodean y tienen necesidad de ayuda y luz. Podéis deteneros y predicar aquí a los que conocen la verdad; podéis predicarles sermón tras sermón, pero ellos no los apreciarán. ¿Por qué? Porque están inactivos. Todo el que pueda salir y trabajar debe traer piedras para el fundamento, no heno, madera u hojarasca; sino oro, plata y piedras preciosas.—General Conference Bulletin, 1901, extra No. 18.

Un elemento nuevo

Un elemento nuevo necesita ser introducido en la obra. El pueblo de Dios debe recibir la amonestación y trabajar por las almas justo donde están, pues la gente no comprende su gran necesidad y peligro. Cristo buscó a la gente donde estaba, y colocó delante de ellos las grandes verdades en relación con su reino. Al ir de lugar en lugar, él bendecía y alentaba a los dolientes y sanaba a los enfermos. Esta es nuestra obra. Dios desea que aliviemos las necesidades de los destituidos. La razón por la que el Señor no manifiesta su poder en forma más clara es porque hay poca

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»