Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 427

desfavorable. Por su propio beneficio, debieran actuar con inteligencia mientras todavía tienen oportunidad y aprender acerca de las causas, la prevención y el tratamiento de las enfermedades. Al hacerlo, encontrarán un campo de labor en todas partes. Habrá muchas personas enfermas que necesitarán ayuda, no solamente entre los que son de nuestra propia fe, sino mayormente entre los que no conocen la verdad. La brevedad del tiempo demanda una energía que aún no se ha despertado entre los que aseguran conocer la verdad presente.—Consejos sobre la salud, 506.

Llamamientos de campos poco promisorios

La instrucción que el Señor me ha dado es que no se debe evitar un campo de servicio porque tenga elementos objetables. Este mundo fue endurecido y estropeado por la maldición, pero aun así Cristo vino a él. Él, el Hijo del Dios altísimo, se hizo carne, y habitó entre nosotros. Alegremente dejó su exaltada posición para tomar su lugar a la cabeza de la raza caída; haciéndose pobre, para que mediante su pobreza nosotros fuéramos enriquecidos.—An Appeal for the Medical Missionary College, 11, 12.

Esfuerzo de sostén propio

El clamor macedónico viene de todas partes. ¿Irán los hombres a las “líneas comunes” en busca de oportunidad para trabajar, o saldrán a laborar como mejor puedan, dependiendo de sus propias habilidades y la ayuda del Señor, empezando en forma humilde a despertar interés por la verdad en lugares donde no se ha hecho nada para dar el mensaje de amonestación?

El Señor ha alentado a los que han empezado bajo su propia iniciativa a trabajar para él con el corazón lleno de amor por las almas que perecían. Un verdadero espíritu misionero se impartirá a los que procuren sinceramente

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»