Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 438

firme.—Manuscrito 79, 1900.

Instalaciones en campos extranjeros

Cuando los que están a cargo de la obra médica misionera comprendan que se deben establecer centros en muchos lugares, la obra de Dios se hará aun en los campos más difíciles. Cuando los hombres vean que es necesario establecer la obra médica misionera en América del Norte, ¿no pueden ver que se necesita la misma obra en otros campos, donde no hay nada que represente a la obra?

Enviar misioneros al extranjero para hacer obra misionera sin medios y recursos, es como requerir que se hagan ladrillos sin paja.

Que los siervos de Dios actúen con prudencia, y recuerden que la obra en toda parte del mundo debe ayudar a la obra en toda otra parte del mundo. “No seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor”...

A los obreros de nuevos lugares donde no haya ni un creyente en la verdad presente se les debe dotar con recursos para ayudar a los necesitados. Ellos encuentran a muchos enfermos en necesidad de ayuda. Al aliviar sus necesidades temporales, se les abre la puerta para hablar del Salvador y de su preciosa verdad. Estos obreros deben recibir medios para preparar el camino del Señor y enderezar calzada en el desierto para nuestro Dios. Que nuestras casas publicadoras ayuden donando libros y publicaciones y que nuestros sanatorios provean equipo para el cuidado de los enfermos...

A los que van a nuevos campos para utilizar el arado que rompe terreno nuevo para la siembra de las semillas de la verdad se les debe animar, orar con ellos y sustentar. Es el deseo del Señor que todo obrero enviado a nuevos campos sea dotado con recursos y medios para que realice su labor en forma exitosa. Esos obreros deben recibir ayuda y

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»