Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Ministerio Médico, Page 98

Debemos preparar un cuerpo de obreros que sigan los métodos de Cristo.—Carta 196, 1908.

Alta calidad de la facultad de Loma Linda

Aquí tenemos ventajas ideales para una escuela y para un sanatorio. Aquí hay ventajas para los estudiantes, y grandes ventajas para los pacientes. Se me ha instruido que aquí debiéramos tener una escuela dirigida sobre los principios de las antiguas escuelas de los profetas. Ésta no debe funcionar en todo respecto como las escuelas del mundo, sino que debe adaptarse en forma especial para los que deseen dedicarse, no a objetivos comerciales, sino a un servicio desinteresado para el Maestro.

Deseamos una escuela del más alto nivel, una escuela donde se considere la Palabra de Dios como esencial y donde se enseñe la obediencia a sus enseñanzas. Para llevar adelante tal institución, debemos seleccionar a los educadores en forma cuidadosa. Nuestros jóvenes no deben depender completamente de las escuelas donde se les dice: “Si desea completar esta carrera debe hacer este estudio, o algún otro estudio”: estudios que quizá no serán de beneficio práctico para aquellos cuyo único deseo es dar al mundo el mensaje de salud y de paz proveniente de Dios. En la educación que muchos reciben, no solamente hay temas que no son esenciales, sino mucho que es indudablemente objetable. Debemos esforzarnos por proveer instrucción que prepare a estudiantes rápidamente para servir a su prójimo.

Debemos buscar estudiantes que profundicen en la Palabra de Dios, y que adapten las prácticas de su vida a las verdades de la Palabra. Que la educación que se dé sea tal que califique a jóvenes y señoritas consagrados para vivir en armonía con la gran comisión...

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»