By Ellen Gould Whitees

Para reflejar sus rayos, el espejo tiene que dar su cara al sol. De igual manera, el ser humano que da su espalda al Hijo de Dios, no puede reflejar su amor a otros.
Los cristianos somos responsables de compartir con otras personas lo que Dios nos muestra. Elena G. de White tuvo mucho que decir acerca de esta responsabilidad, y su transformador efecto al contemplar a Cristo. El completo cambio del corazón afecta no sólo la vida espiritual, sino también la física, la mental, y la social.
“Cuando recordéis que Cristo pagó con su propia sangre el precio de vuestra redención, y la redención de otros, seréis movidos a captar los brillantes rayos de su justicia, de modo que podáis derramarlos sobre la senda de quienes os rodean.“

Book code: RJ

Bibliography

Published by  Pacific Press Publishing Association

ISBN: 

381 Pages

es

Reflejemos a Jesús

 - Contents