Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Hogar Cristiano, Page 144

Capítulo 24—El tamaño de la familia

Grave perjuicio para las madres, los hijos y la sociedad—Hay padres que, sin considerar si pueden o no atender con justicia a una familia grande, llenan sus casas de pequeñuelos desvalidos, que dependen por completo del cuidado y la instrucción de sus padres.... Este es un perjuicio grave, no sólo para la madre, sino para sus hijos y para la sociedad....

Los padres deben tener siempre presente el bien futuro de sus hijos. No deben verse obligados a dedicar cada hora al trabajo pesado a fin de proveer lo necesario para la vida.1The Review and Herald, 24 de junio de 1890.

Antes de aumentar su familia, deben considerar si el traer hijos al mundo habría de glorificar a Dios o deshonrarle. Deben procurar glorificar a Dios por su unión desde el principio, y durante cada año de su vida matrimonial.2Testimonies for the Church 2:380.

La salud de la madre es importante—En vista de la responsabilidad que incumbe a los padres, ellos deben considerar cuidadosamente si el traer hijos a la familia es lo que más conviene. ¿Tiene la madre suficiente fuerza para cuidar de sus hijos? Y ¿puede el padre ofrecer las ventajas que amoldarán y educarán correctamente al niño? ¡Cuán poco se tiene en cuenta el destino del niño! Sólo se piensa en satisfacer la pasión, y se imponen a la esposa y madre cargas que minan su vitalidad y paralizan su fuerza espiritual. Con la salud quebrantada y el ánimo abatido se ve rodeada de un pequeño rebaño al cual no puede atender como debiera. Careciendo de la instrucción que debieran recibir, los niños crecen para deshonrar a Dios y comunicar a otros lo malo de su propia

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»