Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Hogar Cristiano, Page 215

Capítulo 39—Influencia de la madre

Llega hasta la eternidad—La esfera de la madre puede ser humilde; pero su influencia, unida a la del padre, es tan perdurable como la eternidad. Después de Dios, el poder de la madre en favor del bien es el más fuerte que se conozca en la tierra.1Good Health, marzo de 1880.

La influencia de la madre no cesa nunca; y si se hace sentir siempre en favor del bien, el carácter de sus hijos atestiguará el fervor y valor moral de ella. Su sonrisa y estímulo pueden ser una fuerza que inspire. Puede comunicar alegría al corazón de su hijito mediante una palabra de amor, una sonrisa de aprobación....

Cuando su influencia está de parte de la verdad y la virtud, cuando la sabiduría divina guía a la madre, ¡cuánto poder ejercerá su vida en favor de Cristo! Su influencia llegará a través del tiempo hasta la eternidad. ¡Cuán solemne es pensar que las miradas, palabras y acciones de la madre darán fruto en la eternidad, y que de su influencia resultará la salvación o la ruina de muchos!2The Signs of the Times, 16 de marzo de 1891.

Muy poco se percata la madre de que su influencia en la educación juiciosa de sus hijos atraviesa con tanto poder las vicisitudes de esta vida para extenderse hasta la venidera e inmortal. Para formar un carácter de acuerdo con el Modelo celestial se requiere mucha labor fiel, ferviente y perseverante; pero será recompensada, porque Dios es galardonador de todo trabajo bien dirigido en la salvación de almas.3Good Health, julio de 1880.

Tal madre, tales hijos—El vínculo terrenal más tierno es

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»