Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

El Hogar Cristiano, Page 483

Sección 18—Serán recompensados

Capítulo 85—Galardón actual y futuro

Una rica recompensa los aguarda—Si los padres dan la debida educación a sus hijos, experimentarán ellos mismos felicidad al ver, en el carácter cristiano de sus hijos, el fruto de su cuidadosa enseñanza. Están rindiendo a Dios el servicio más elevado al presentar al mundo familias bien ordenadas y disciplinadas, que no sólo temen al Señor, sino que le honran y glorifican por la influencia que ejercen sobre otras familias; y recibirán su recompensa.1The Review and Herald, 17 de noviembre de 1896.

Padres creyentes, os incumbe una obra de responsabilidad para guiar los pasos de vuestros hijos aun en su experiencia religiosa. Cuando amen verdaderamente a Dios os bendecirán y reverenciarán por el cuidado que les otorgasteis y por vuestra fidelidad al restringir sus deseos y subyugar sus voluntades.2Joyas de los Testimonios 1:153.

Hay una recompensa cuando la semilla de verdad se siembra temprano en el corazón y se la atiende cuidadosamente.3Consejos para los Maestros Padres y Alumnos, 110.

Los padres deben obrar teniendo en vista la futura cosecha. Aunque siembren con lágrimas, entre muchos desalientos, deben hacerlo con ferviente oración. Tal vez sólo vean promesas de una mies tardía y escasa, pero esto no debe impedirles que siembren. Deben hacerlo a orillas de todas las aguas, aprovechando toda oportunidad de perfeccionarse y de beneficiar a sus hijos. Una siembra tal no se hará en vano. Al tiempo de la siega muchos padres fieles volverán con regocijo trayendo sus gavillas.4The Review and Herald, 30 de agosto de 1881.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»