Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Reavivamientos Modernos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 4—El equilibrio entre la fe y las obras

    Un testimonio vivo

    “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. Hay muchos en el mundo cristiano que pretenden que todo lo que es necesario para la salvación es tener fe; las obras no significan nada; la fe es lo único esencial. Pero la Palabra de Dios nos dice que la fe sin las obras es muerta.RAM 34.1

    Muchos rehúsan obedecer los mandamientos de Dios, y sin embargo destacan mucho la fe. Pero la fe debe tener un fundamento. Las promesas de Dios están dadas todas bajo condiciones. Si hacemos su voluntad, si andamos en la verdad, entonces podemos pedir lo que queremos, y nos será hecho. Mientras hacemos fervientes esfuerzos para ser obedientes, Dios oirá nuestras peticiones; pero él no nos bendecirá en la desobediencia. Si elegimos desobedecer sus mandamientos, podemos clamar: “Fe, fe, sólo hay que tener fe”, y la respuesta la recibiremos de la segura Palabra de Dios: “La fe sin obras es muerta”. Semejante fe será como metal que resuena y címbalo que retiñe.RAM 34.2

    A fin de tener los beneficios de la gracia de Dios, debemos hacer nuestra parte; debemos trabajar con fidelidad, y producir frutos dignos de arrepentimiento. Somos obreros juntamente con Dios. No hemos de sentarnos en la indolencia, esperando alguna ocasión grandiosa para realizar una gran obra por el Maestro. No habéis de descuidar el deber que encontráis directamente en vuestro sendero; pero habéis de aprovechar las oportunidades que se abren delante de vosotros. Habéis de proseguir haciendo lo mejor que podáis en los trabajos más pequeños de la vida, asumiendo de todo corazón y con toda fidelidad la obra que la providencia de Dios os ha asignado. Por pequeña que sea, debéis hacerla con todo el cuidado con que haríais una obra mayor. Vuestra fidelidad será aprobada en los registros del cielo.RAM 34.3

    No necesitáis esperar que vuestro camino sea suavizado delante de vosotros. Empezad a trabajar para utilizar los talentos que se os han confiado. No tenéis nada que hacer con lo que el mundo pensará acerca de vosotros. Que vuestras palabras, vuestro espíritu, vuestras acciones, sean un testimonio vivo de Jesús, y el Señor cuidará de que el testimonio dado para su gloria, presentado en una vida bien ordenada y en una conversación piadosa, pueda profundizarse e intensificarse con poder. Sus resultados pueden nunca ser conocidos en la tierra, pero serán manifestados delante de Dios y de los ángeles.RAM 35.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents