Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Palabras de Vida del Gran Maestro

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La devolución de los talentos

    “Y después de mucho tiempo, vino el Señor de aquellos siervos, e hizo cuentas con ellos”. Cuando el Señor arregle cuentas con sus siervos, será examinado cuidadosamente el producto de cada talento. La obra hecha revela el carácter del obrero.PVGM 295.1

    Los que han recibido cinco talentos y los que han recibido dos, devuelven al Señor los dones que les han sido confiados con la ganancia correspondiente. Al hacerlo no se atribuyen mérito alguno. Sus talentos son aquellos que les han sido entregados; han ganado otros telentos, pero no podía haber habido ganancia sin el depósito. Ven que no han hecho sino su deber. El capital pertenecía al Señor; la ganancia también le pertenece. Si el Salvador no les hubiera conferido su amor y su gracia, hubieran fracasado para la eternidad.PVGM 295.2

    Pero cuando el Maestro recibe los talentos, él aprueba y recompensa a los obreros como si todo el mérito les perteneciera a ellos. Su rostro está lleno de gozo y satisfacción. Se deleita al considerar que puede conferirles bendiciones. Los recompensa por cada servicio y cada sacrificio, no porque les deba nada, sino porque su corazón rebosa de amor y ternura.PVGM 295.3

    “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel—dice—: sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor”.PVGM 295.4

    Es la fidelidad, la lealtad a Dios, el servicio amante, lo que gana la aprobación divina. Cada impulso del Espíritu Santo que conduce a los hombres a la bondad y a Dios, es registrado en los libros del cielo, y en el día de Dios, los obreros por medio de los cuales él ha obrado, serán ensalzados.PVGM 295.5

    Entrarán en el gozo del Señor mientras ven en su reino a aquellos que han sido redimidos por su medio. Y se les da el privilegio de participar en su obra allí, porque han sido preparados para ella gracias a la participación en su obra aquí. Lo que seremos en el cielo será el reflejo de lo que seamos ahora en carácter y servicio santo. Cristo dijo de sí mismo: “El Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir”.22Mateo 20:28. Esta, su obra en la tierra, es también su obra en el cielo. Y nuestra recompensa por trabajar con Cristo en este mundo es el mayor poder y el más amplio privilegio de trabajar con él en el mundo venidero.PVGM 295.6

    “Y llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste, y recoges donde no esparciste. Y tuve miedo, y fui, y escondí tu talento en la tierra: he aquí tienes lo que es tuyo”.PVGM 296.1

    Así los hombres disculpan la forma en que descuidan los dones de Dios. Consideran a Dios severo y tiránico, como si acechara para espiar sus errores y visitarlos con sus juicios. Ellos lo acusan de exigir lo que nunca dio, y de segar donde nunca sembró.PVGM 296.2

    Hay muchos que en su corazón acusan a Dios de ser un amo duro porque reclama sus posesiones y su servicio. Pero no podemos traer a Dios nada que no sea ya suyo. “Todo es tuyo—decía el rey David—y lo recibido de tu mano te damos”.231 Crónicas 29:14. Todas las cosas son de Dios, no sólo por la creación, sino por la redención. Todas las bendiciones de esta vida y de la vida venidera nos son entregadas con el sello de la cruz del Calvario. Por lo tanto, la acusación de que Dios es un amo duro, que siega donde no ha sembrado, es falsa.PVGM 296.3

    El Señor no niega la acusación del mal siervo, por injusta que sea; pero encarándolo en su propio terreno le muestra que su conducta es inexcusable. Se le habían provisto formas y medios por los cuales el talento podría haber sido aprovechado para beneficio del poseedor. “Te convenía—dijo—dar mi dinero a los banqueros, y viniendo yo hubiera recibido lo que es mío con usura”.PVGM 296.4

    Nuestro Padre celestial no exige ni más ni menos que aquello que él nos ha dado la capacidad de efectuar. No coloca sobre sus siervos ninguna carga que no puedan llevar. “El conoce nuestra condición; acuérdase que somos polvo”.24Salmos 103:14. Todo lo que él exige de nosotros podemos cumplirlo mediante la gracia divina.PVGM 297.1

    “A cualquiera que fue dado mucho, mucho será vuelto a demandar de él”.25Lucas 12:48. Se nos hará individualmente responsables si hacemos una jota menos de lo que podríamos efectuar con nuestra capacidad. El Señor mide con exactitud toda posibilidad de servicio. Hemos de dar cuenta tanto de las facultades no empleadas como de las que se aprovechan. Dios nos tiene por responsables de todo lo que llegaríamos a ser por medio del uso debido de nuestros talentos. Seremos juzgados de acuerdo con lo que debiéramos haber hecho, pero no efectuamos por no haber usado nuestras facultades para glorificar a Dios. Aun cuando no perdamos nuestra alma, en la eternidad nos daremos cuenta del resultado de los talentos que dejamos sin usar. Habrá una pérdida eterna por todo el conocimiento y la habilidad que podríamos haber obtenido y no obtuvimos.PVGM 297.2

    Pero cuando nos entregamos completamente a Dios y en nuestra obra seguimos sus instrucciones, él mismo se hace responsable de su realización. El no quiere que conjeturemos en cuanto al éxito de nuestros sinceros esfuerzos. Nunca debemos pensar en el fracaso. Hemos de cooperar con Uno que no conoce el fracaso.PVGM 297.3

    No debemos hablar de nuestra propia debilidad o incapacidad. Esto es una manifiesta desconfianza en Dios, una negación de su Palabra. Cuando murmuramos a causa de nuestras cargas, o rechazamos las responsabilidades que él nos llama a llevar, estamos prácticamente diciendo que él es un amo duro, que exige lo que no nos ha dado poder para hacer.PVGM 297.4

    Estamos a menudo propensos a llamar humildad al espíritu del siervo holgazán. Pero la verdadera humildad es completamente distinta. El estar vestidos de humildad no significa que hemos de ser enanos intelectualmente, deficientes en la aspiración y cobardes en la vida, rehuyendo las cargas por temor de no poderlas llevar con éxito. La verdadera humildad cumple el propósito de Dios dependiendo de su fuerza.PVGM 297.5

    Dios obra por medio de los que él elige. A veces elige al más humilde instrumento para que efectúe la mayor obra; porque su poder se revela en la debilidad del hombre. Los humanos tenemos nuestra norma, y en virtud de ella clasificamos una cosa como grande y otra como pequeña; pero Dios no valora las cosas de acuerdo con nuestra regla. No hemos de suponer que lo que es grande para nosotros tiene que ser grande para Dios, o lo que es pequeño para nosotros tiene que ser pequeño para Dios. No nos toca a nosotros juzgar nuestros propios talentos o elegir nuestra obra. Hemos de llevar las cargas que Dios nos señala, llevándolas por su causa, y siempre recurriendo a él en busca de descanso. Cualquiera sea nuestra obra, Dios es honrado por un servicio alegre y de todo corazón. El se agrada cuando afrontamos nuestros deberes con gratitud, regocijándonos de que se nos considere dignos de ser sus colaboradores.PVGM 298.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents