Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Mente, Carácter y Personalidad 1, Page 307

Capítulo 33—Peligros que enfrenta la juventud

Los hábitos determinan el destino

En la niñez y la juventud es cuando el carácter es más impresionable. Ese es el momento para adquirir la facultad del dominio propio. En el hogar y la familia, se ejercen influencias cuyos resultados son tan duraderos como la eternidad. Más que cualquier dote natural, los hábitos formados en los primeros años deciden si un hombre vencerá o será vencido en la batalla de la vida. La juventud es el tiempo de la siembra. Determina el carácter de la cosecha, para esta vida y la venidera.—El Deseado de Todas las Gentes, 75 (1898).

Autodisciplina y no complacencia propia

El mundo está entregado a la sensualidad. Abundan los errores y las fábulas. Se han multiplicado las trampas de Satanás para destruir a las almas. Todos los que quieran alcanzar la santidad y el temor de Dios tienen que aprender las lecciones de temperancia y dominio propio. Las pasiones y los apetitos deben ser sujetos a las facultades superiores de la mente. Esta disciplina propia es esencial para la fuerza mental y la percepción espiritual

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»