Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Mente, Carácter y Personalidad 1, Page 77

Capítulo 8—La religión y la mente*Véase el capítulo 43, “La mente y la salud espiritual”.

El amor de Cristo infunde vida al ser

El amor que Cristo infunde en todo nuestro ser es un poder vivificante. Da salud a cada uno de los órganos vitales: el cerebro, el corazón y los nervios. Por su medio las energías más potentes de nuestro ser despiertan y entran en actividad. Libra al alma de culpa y tristeza, de la ansiedad y angustia que agotan las fuerzas de la vida. Con él vienen la serenidad y la calma. Implanta en el alma un gozo que nada en la tierra puede destruir: el gozo que hay en el Espíritu Santo, un gozo que da salud y vida.—El Ministerio de Curación, 78 (1905).

La obra de Cristo es sanar a los quebrantados de corazón

El poder sanador de Dios se hace sentir en toda la naturaleza. Si se corta un árbol, si un ser humano se lastima o se rompe un hueso, la naturaleza empieza inmediatamente a reparar el daño. Aun antes de que exista la

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»