Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Joyas de los Testimonios 2, Page 364

El propósito de Dios en la iglesia*Testimonios para la Iglesia 6:9-13 (1900).

Es el propósito de Dios manifestar por su pueblo los principios de su reino. Para que en su vida y carácter ellos revelen estos principios, desea él separarlos de las costumbres y prácticas del mundo. Trata de atraerlos a sí, a fin de poder hacerles conocer su voluntad.

Tal era su propósito al librar a Israel de Egipto. Frente a la zarza ardiente, Moisés recibió de Dios el mensaje para el rey de Egipto: “Deja ir a mi pueblo, para que me sirvan en el desierto.” Éxodo 7:16. Con mano poderosa y brazo extendido, Dios sacó a la hueste hebrea de la tierra de servidumbre. La liberación que obró para ellos fué maravillosa, al castigar con la destrucción total a sus enemigos, que se negaban a escuchar su palabra.

Dios deseaba separar a su pueblo del mundo y prepararlo para recibir su palabra. De Egipto lo condujo al monte de Sinaí, donde le reveló su gloria. No había allí nada que atrajese sus sentidos o distrajese sus mentes de Dios. Mientras la vasta multitud miraba las altas montañas que la dominaban, podía darse cuenta de su propia nulidad a la vista de Dios. Al lado de estas rocas, inconmovibles excepto por el poder de la voluntad divina, Dios se comunicó con los hombres. Y para que su palabra quedase siempre clara y visible en sus mentes, proclamó en medio de truenos y rayos con terrible majestad, la ley que había dado en el Edén y que era el trasunto de su carácter. Y las palabras fueron escritas sobre tablas de piedra por el dedo de Dios. Así la voluntad del Dios infinito fué revelada a un pueblo que estaba llamado a hacer conocer a toda nación, tribu y lengua, los principios de su gobierno en el cielo y en la tierra.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»