Ellen G. White Writings

<< Back Forward >>

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»

Consejos para los Maestros, Page 457

sus labores y se realizarán maravillosas transformaciones. En un sentido especial serán su mano auxiliadora.

Los deberes del médico son arduos. Pocos comprenden la tensión mental y física a la cual está sometido. Toda energía y capacidad debe ponerse a contribución con la más intensa ansiedad en la batalla contra la enfermedad y la muerte. A menudo sabe que un movimiento torpe de la mano, un desvío del espesor de un cabello en una mala dirección, puede enviar a la eternidad a un alma no preparada. ¡Cuánto necesita el médico fiel la simpatía y las oraciones del pueblo de Dios! Sus requerimientos en esta dirección no son inferiores al más consagrado ministro u obrero misionero. Privado, como le sucede a menudo, del descanso y sueño suficiente, necesita una doble porción de la gracia, una nueva provisión diaria, o perderá su confianza en Dios, y estará en peligro de hundirse en las tinieblas espirituales más profundamente que los hombres de otras vocaciones. Y sin embargo, a menudo se le hace blanco de reproches inmerecidos, se le deja solo, y sometido a las más fieras tentaciones de Satanás, sintiéndose incomprendido, traicionado por sus amigos.

Muchos, sabiendo cuán penosos deberes tienen los médicos, y cuán pocas oportunidades tienen éstos de ser aliviados de las congojas, aun en el sábado, no quieren elegir esta carrera para su vida. Pero el gran enemigo está buscando constantemente destruir la obra de las manos de Dios, y hombres de cultura e inteligencia están llamados a combatir su cruel poder. Se necesitan más hombres de la debida clase para que se dediquen a esta profesión. Debe hacerse un esfuerzo esmerado para inducir a hombres capaces a que se preparen para esta obra. Deben ser hombres cuyo carácter esté basado en los amplios principios de la Palabra de Dios, hombres que posean energía natural, fuerza y perseverancia, que los capacite para alcanzar una alta norma de excelencia.

No todos pueden llegar a ser médicos de éxito.

«Back «Prev. Pub. «Ch «Pg   Pg» Ch» Next Pub.» Forward»