Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Primeros Escritos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El don de Dios al hombre

    Me fueron mostrados el gran amor y la condescendencia de Dios al dar a su Hijo para que muriese a fin de que el hombre pudiese hallar perdón y vivir. Se me mostró a Adán y Eva, que tuvieron el privilegio de contemplar la belleza y hermosura del huerto de Edén y a quienes se permitió comer de todos los árboles del huerto, salvo uno. Pero la serpiente tentó a Eva, y ella tentó a su esposo, y ambos comieron del árbol prohibido. Violaron el mandamiento de Dios, y llegaron a ser pecadores. La noticia se difundió en el cielo, y calló toda arpa. Los ángeles se entristecieron, y temieron que Adán y Eva volvieran a extender la mano y comieran del árbol de la vida, y llegasen a ser pecadores inmortales. Pero Dios dijo que expulsaría del huerto a los transgresores, y mediante un querubín y una espada flamígera guardaría el acceso al árbol de la vida, a fin de que el hombre no pudiese acercarse a él ni comer de su fruto que perpetúa la inmortalidad.PE 125.2

    El cielo se entristeció al saber que el hombre estaba perdido y que el mundo creado por Dios iba a poblarse de mortales condenados a la miseria, la enfermedad y la muerte, sin remisión para el ofensor. Toda la raza de Adán debía morir. Vi entonces al amable Jesús y contemplé una expresión de simpatía y tristeza en su semblante. Luego lo vi acercarse a la deslumbradora luz que envolvía al Padre. El ángel que me acompañaba dijo: “Está en íntimo coloquio con el Padre.” La ansiedad de los ángeles era muy viva mientras Jesús estaba conversando con su Padre. Tres veces quedó envuelto por la esplendente luz que rodeaba al Padre, y la tercera vez salió de junto al Padre, de modo que ya fué posible ver su persona. Su semblante era tranquilo, exento de perplejidad y turbación, y resplandecía de amor y benevolencia inefable. Dijo entonces a los ángeles que se había hallado un medio para salvar al hombre perdido; que él había estado intercediendo con su Padre, y había obtenido el permiso de dar su vida como rescate de la raza humana y de tomar sobre sí la sentencia de muerte a fin de que por su medio pudiese el hombre encontrar perdón; para que por los méritos de su sangre y su obediencia a la ley de Dios, obtuviese el favor del Padre y volviese al hermoso huerto del cual había sido expulsado. Entonces volvería a tener acceso al fruto glorioso e inmortal del árbol de la vida, cuyo derecho había perdido.PE 126.1

    Entonces se llenó el cielo de inefable júbilo. El coro celestial entonó un cántico de alabanza y adoración. Tocaron las arpas y cantaron con una nota más alta que antes, por la gran misericordia y condescendencia de Dios al dar a su amado Hijo para que muriese por una raza rebelde. Expresaron alabanza y adoración por el abnegado sacrificio de Jesús, que consentía en dejar el seno del Padre y escoger una vida de sufrimientos y angustias y morir ignominiosamente para poder dar vida a otros.PE 126.2

    Dijo el ángel: “¿Creéis que el Padre entregó sin lucha alguna a su querido y amado Hijo? No, no.” El Dios del cielo luchó entre dejar que el hombre culpable pereciese o entregar a su amado Hijo para que muriese por la raza humana. Los ángeles tenían tan vivo interés en la salvación del hombre que no faltaban entre ellos quienes habrían renunciado a su gloria y dado su vida por el hombre que había de perecer. “Pero—dijo el ángel—eso no serviría de nada.” La transgresión fué tan enorme que la vida de un ángel no bastaría para satisfacer la deuda. Únicamente podía pagarla la muerte e intercesión de su Hijo para salvar al hombre perdido de su desesperada tristeza y miseria.PE 127.1

    Pero a los ángeles se les encomendó la misión de ascender y descender desde la gloria con el bálsamo fortalecedor que aliviase al Hijo de Dios en sus sufrimientos, y de servirle. También había de ser su labor defender o custodiar a los súbditos de la gracia contra los ángeles malos, y librarlos de las tinieblas en que Satanás constantemente trataría de envolverlos. Vi que le era imposible a Dios alterar o mudar su ley, para salvar al hombre perdido y pereciente; por tanto consintió en que su amado Hijo muriese por las transgresiones del hombre.PE 127.2

    Los Dones Espirituales

    Primer Tomo

    La Gran Controversia
    Entre Cristo y Satanás

    Publicado en Battle Creek, Míchigan, en septiembre de 1858

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents