Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Temperancia

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Sección 6—Principios activos de una vida renovada

    Capítulo 1—Sólo cuando se cambia la vida

    El carácter reformado—Nuestra obra en favor de los tentados y caídos alcanzará verdadero éxito únicamente en la medida en que la gracia de Cristo vuelva a formar el carácter, y el hombre sea puesto en relación viva con el Dios infinito. Tal es el propósito de todo verdadero esfuerzo pro temperancia.—Joyas de los Testimonios 2:399.Te 91.1

    Cristo obra desde adentro—Los hombres no serán nunca temperantes hasta que la gracia de Cristo sea un principio viviente en el corazón ... Las circunstancias no pueden producir reformas. El cristianismo propone una reforma del corazón. Lo que Cristo obra dentro, se realizará bajo el dictado de un intelecto convertido. El plan de comenzar afuera y tratar de obrar hacia el interior siempre ha fracasado.—Consejos sobre el Régimen Alimenticio, 40.Te 91.2

    Debe recuperarse el poder del dominio propio—Uno de los efectos más deplorables de la apostasía original fue la pérdida de la facultad del dominio propio por parte del hombre. Sólo en la medida en que se recupere esta facultad puede haber verdadero progreso.Te 91.3

    El cuerpo es el único medio por el cual la mente y el alma se desarrollan para la edificación del carácter. De ahí que el adversario de las almas encamine sus tentaciones al debilitamiento y a la degradación de las facultades físicas. Su éxito en esto envuelve la sujeción al mal de todo nuestro ser. A menos que estén bajo el dominio de un poder superior, las propensiones de nuestra naturaleza física acarrearán ciertamente ruina y muerte.Te 91.4

    El cuerpo tiene que ser puesto en sujeción. Las facultades superiores de nuestro ser deben gobernar. Las pasiones han de obedecer a Dios. El poder soberano de la razón, santificado por la gracia divina, debe dominar en nuestra vida.—El Ministerio de Curación, 91, 92.Te 91.5

    Inutilidad de los intentos de abstinencia por etapas—Aquellos que han tenido más oportunidades y mucha preciosa luz, que gozan de las ventajas de la educación, ¿argumentarán que no pueden cortar definitivamente con las prácticas malsanas? Los que tienen excelentes facultades de raciocinio, ¿por qué no razonan de causa a efecto? ¿Por qué no abogan por la reforma, asentando firmemente sus pies sobre los principios, decididos a no probar bebida alcohólica o a usar tabaco? Estos son venenos, y su uso es una violación de la ley de Dios. Cuando se hacen esfuerzos por ilustrarlos sobre este punto, algunos dicen: Yo me iré absteniendo de a poco. Pero Satanás se ríe de tales decisiones. El dice: Están seguros en mi poder. No tengo nada que temer de ellos en este respecto.Te 92.1

    Pero él sabe que no tiene ningún poder sobre el hombre que, cuando los pecadores lo incitan, tiene el valor moral para decir “No” honrada y positivamente. El tal ha abandonado la compañía del diablo, y mientras se aferra de Jesucristo está a salvo. Está donde ángeles celestiales pueden relacionarse con él dándole fortaleza moral para vencer.—Manuscrito 86, 1897.Te 92.2

    Una batalla dura, pero Dios ayudará—¿Fuma Ud. o bebe bebidas embriagantes? Apártelas de Ud., porque nublan sus facultades. Renunciar al uso de estas cosas significará una dura batalla, pero Dios lo ayudará a pelear esta batalla. Pídale gracia para vencer y luego crea que él se la dará, porque lo ama. No permita que compañeros mundanos lo aparten de su lealtad a Cristo. Más bien aparte su mente de esos compañeros y concéntrela en Cristo. Dígales que Ud. está buscando el tesoro celestial. Ud. no se pertenece; ha sido comprado por precio, con la misma vida del Hijo de Dios, y debe glorificar a Dios en su cuerpo y en su espíritu, porque son de Dios.—Carta 226, 1903.Te 92.3

    Pida ayuda a Dios y a los justos—Tengo un mensaje del Señor para el alma tentada que ha estado bajo el dominio de Satanás, pero que está luchando para librarse. Acuda al Señor en busca de ayuda. Vaya a aquellos que sabe que aman y temen a Dios, y dígales: Ténganme bajo su cuidado; porque Satanás me tienta furiosamente. No tengo poder para huir de la trampa. Guárdenme con Uds. a cada momento hasta que tenga más fuerza para resistir la tentación.—Carta 166, 1903.Te 92.4

    Relación personal con Dios—Presentad a Dios vuestras necesidades, gozos, tristezas, cuidados y temores. ... “Porque el Señor es muy misericordioso y compasivo”. Santiago 5:11. Su amoroso corazón se conmueve por nuestras tristezas, y aun por nuestra presentación de ellas. ... Ninguna cosa que de alguna manera afecte nuestra paz es tan pequeña que él no la note. No hay en nuestra experiencia ningún pasaje tan oscuro que él no pueda leer, ni perplejidad tan grande que él no pueda desenredar. Ninguna calamidad puede acaecer al más pequeño de sus hijos, ninguna ansiedad puede asaltar el alma, ningún gozo alegrar, ninguna oración sincera escaparse de los labios, sin que el Padre celestial esté al tanto de ello, sin que tome en ello un interés inmediato. El “sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas”. Salmos 147:3. Las relaciones entre Dios y cada una de las almas son tan claras y plenas como si no hubiese otra alma por la cual hubiera dado a su Hijo amado.—El Camino a Cristo, 102, 103.Te 93.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents