Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Temperancia

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 6—Nuestra posición es la abstinencia total

    El único proceder seguro—La única conducta segura consiste en no tocar ni probar té, café, vino, tabaco, opio ni bebidas alcohólicas. La necesidad que tienen los hombres de esta generación de invocar en su ayuda el poder de la voluntad fortalecida por la gracia de Dios, a fin de no caer ante las tentaciones de Satanás, y resistir hasta la menor complacencia del apetito pervertido, es dos veces mayor hoy que hace algunas generaciones. Pero la actual tiene menos dominio propio que las anteriores.—Joyas de los Testimonios 1:418, 419.Te 144.3

    Nunca participemos de un vaso de bebida alcohólica. Nunca lo toquemos.—Manuscrito 38, 1905.Te 144.4

    La voluntad para no tocar, no gustar, no manipular—Si todos fuéramos vigilantes y fieles en guardar la pequeña abertura hecha por el moderado uso del así llamado inofensivo vino y sidra, el camino a la ebriedad sería cerrado. Lo que se necesita en cada comunidad es un propósito firme, y una voluntad para no tocar, no gustar, no manipular tales cosas. Entonces la reforma de la temperancia sería fuerte, permanente y completa.—The Review and Herald, 25 de marzo de 1884.Te 144.5

    Absténgase estrictamente de todo alimento y bebida estimulante. Usted es propiedad de Dios. No debe abusar de ningún órgano del cuerpo. Tiene que cuidar sabiamente su cuerpo, para que pueda ser un hombre perfectamente desarrollado. ¿No es un acto de ingratitud de su parte hacer algo que debilite tanto sus fuerzas vitales que usted sea incapaz de representar a Dios apropiadamente, o hacer la obra que él tiene para usted?—Carta 236, 1903.Te 144.6

    Los principios de la temperancia derivan de la ley de Dios. Si los hombres guardaran estricta y concienzudamente la ley de Dios, no habría ebrios, intoxicados por el tabaco, enfermedad, penuria y crimen. Si las tabernas se cerraran por falta de clientela, terminarían las nueve décimas partes de toda la miseria existente en el mundo. Los hombres jóvenes caminarían en forma erecta y distinguida, con paso elástico y firme, clara mirada y saludable estado.Te 145.1

    Cuando los ministros, desde sus púlpitos menosprecian la lealtad a la ley de Dios; cuando se unen al mundo para hacerla impopular; cuando estos maestros del pueblo participan sin miramiento en el vaso social, la droga corruptora, el tabaco, ¿qué profundidad de vicio no puede esperarse de la juventud de esta generación? ... Habéis oído mucho respecto a la autoridad y santidad de la ley de los Diez Mandamientos. Dios es el autor de esa ley, que es el fundamento de su gobierno en el cielo y en la tierra. Todas las naciones esclarecidas han basado sus leyes sobre este gran fundamento de toda ley; sin embargo, legisladores y ministros, que son reconocidos como dirigentes y maestros del pueblo, viven en abierta violación de los principios establecidos en esos santos estatutos.Te 145.2

    Muchos ministros predican a Cristo desde el púlpito, y luego no vacilan en entorpecer sus sentidos bebiendo vino, o aun brandy y otras bebidas alcohólicas. La norma cristiana dice: “No tocar; no gustar; no manipular”; y las leyes de nuestro ser físico repiten el solemne mandato con énfasis. Es el deber de cada ministro cristiano poner la verdad claramente ante su pueblo, enseñándola por precepto y por ejemplo. ...Te 145.3

    Se declara que la iglesia cristiana debe ser la sal de la tierra, la luz del mundo. ¿Podemos aplicar esto a las iglesias de hoy, muchos de cuyos miembros están usando no solamente esa sustancia corruptora, el tabaco, sino también el vino embriagante y los licores espirituosos, y están poniendo la copa de bebida en los labios de sus prójimos? La iglesia de Cristo debería ser una escuela en la cual la juventud inexperta pudiera educarse para dominar sus apetitos, desde un punto de vista moral y religioso. Allí debería enseñársele cuán inseguro es entremeterse con la tentación, entretenerse con el pecado; que no hay tal cosa como un bebedor moderado y mesurado; que la senda del bebedor es siempre hacia abajo. Los jóvenes deberían ser exhortados a “no mirar cuando el vino rojea, cuando resplandece su color en el vaso”, porque “al fin como serpiente morderá y como basilisco dará dolor”.—The Signs of the Times, 29 de agosto de 1878.Te 145.4

    La total abstinencia es nuestra plataforma—Cuando la temperancia es presentada como parte del Evangelio, muchos verán su necesidad de reforma. Verán el mal de los licores embriagantes, y que una total abstinencia es la única plataforma sobre la cual puede colocarse concienzudamente el pueblo de Dios.—Testimonies for the Church 7:75.Te 146.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents