Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Oración

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Ezequías

    El mensaje enviado por el rey fue este: “Este día es día de angustia, y de reprensión, y de blasfemia... Quizás oirá Jehová tu Dios todas las palabras de Rabsaces, al cual el rey de los Asirios su señor ha enviado para injuriar al Dios vivo, y a vituperar con palabras, las cuales Jehová tu Dios ha oído: por tanto, eleva oración por las reliquias que aun se hallan”. Vers. 3, 4.Or 173.2

    “Mas el rey Ezequías, y el profeta Isaías hijo de Amós, oraron por esto, y clamaron al cielo”. 2 Crónicas 32:20.Or 173.3

    Dios contestó las oraciones de sus siervos. A Isaías se le comunicó este mensaje para Ezequías: “Así ha dicho Jehová: No temas por las palabras que has oído, con las cuales me han blasfemado los siervos del rey de Asiria. He aquí pondré yo en él un espíritu, y oirá rumor, y volveráse a su tierra: y yo haré que en su tierra caiga a cuchillo”. 2 Reyes 19:6, 7.—La Historia de Profetas y Reyes, 263.Or 173.4

    Ezequías oraba de acuerdo con la voluntad Dios

    Cuando el rey de Judá recibió la carta desafiante, la llevó al templo, y extendiéndola “delante de Jehová” (vers. 14), oró con fe enérgica pidiendo ayuda al cielo para que las naciones de la tierra supiesen que todavía vivía y reinaba el Dios de los hebreos. Estaba en juego el honor de Jehová; y solo él podía librarlos.Or 173.5

    Ezequías intercedió: “Jehová Dios de Israel, que habitas entre los querubines, tú solo eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste el cielo y la tierra. Inclina, oh Jehová, tu oído, y oye; abre, oh Jehová, tus ojos, y mira: y oye las palabras de Senaquerib, que ha enviado a blasfemar al Dios viviente. Es verdad, oh Jehová, que los reyes de Asiria han destruido las gentes y sus tierras; y que pusieron en el fuego a sus dioses, por cuanto ellos no eran dioses, sino obra de manos de hombres, madera o piedra, y así los destruyeron. Ahora pues, oh Jehová Dios nuestro, sálvanos, te suplico, de su mano, para que sepan todos los reinos de la tierra que tú solo, Jehová, eres Dios”. 2 Reyes 19:15-19...Or 174.1

    La súplica de Ezequías en favor de Judá y del honor de su Gobernante supremo, armonizaba con el propósito de Dios. Salomón, en la oración que elevó al dedicar el templo había rogado al Señor que sostuviese la causa “de su pueblo Israel, cada cosa en su tiempo; a fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro”. 1 Reyes 8:59, 60. Y el Señor iba a manifestar especialmente su favor cuando, en tiempos de guerra o de opresión por algún ejército, los príncipes de Israel entrasen en la casa de oración para rogar que se los librase. 1 Reyes 8:33, 34. No se dejó a Ezequías sin esperanza. Isaías le mandó palabra diciendo: “Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Lo que me rogaste acerca de Senaquerib rey de Asiria, he oído”.—La Historia de Profetas y Reyes, 264, 265.Or 174.2

    Ezequías sanado en respuesta a la oración

    Desde los días de David, no había gobernado un rey que hubiere hecho esfuerzos tan extraordinarios para edificar el reino de Dios en un tiempo de apostasía y desánimo como Ezequías. El gobernante moribundo había servido fielmente a Dios, y había hecho mucho para fortalecer la confianza del pueblo en Jehová como su gobernante supremo. Y al igual que David, ahora podía decir: “Llegue mi oración a tu presencia; inclina tu oído a mi clamor. Porque mi alma está hastiada de males, y mi vida cercana al Seol”. “Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza, seguridad mía desde mi juventud. En ti he sido sustentado desde el vientre... Cuando mi fuerza se acabare, no me desampares... Oh Dios, no te alejes de mí; Dios mío, acude pronto en mi socorro... no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que han de venir”. Salmos 88:2, 3; 71:5-18.Or 174.3

    Aquel cuyas misericordias nunca decaen (ver Lamentaciones 3:22), escuchó la oración de su siervo. “Antes que Isaías saliese hasta la mitad del patio, vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová. Y añadiré a tus días quince años, y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo”. 2 Reyes 20:4-6.—The Review and Herald, 6 de mayo de 1915.Or 175.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents