Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Oración

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 18—La oración y la adoración

    La oración y la adoración esenciales para el crecimiento espiritual

    Aprovechad toda oportunidad de ir donde se suela orar. Los que están realmente procurando estar en comunión con Dios, asistirán a los cultos de oración, fieles en cumplir su deber, ávidos y ansiosos de cosechar todos los beneficios que puedan alcanzar. Aprovecharán toda oportunidad de colocarse donde puedan recibir rayos de luz celestial.—El Camino a Cristo, 98.Or 237.1

    La oración en privado, la oración en familia y la oración en público para rendir culto a Dios, todas son esenciales. Y debemos vivir nuestras oraciones. Hemos de colaborar con Cristo en su obra.—Testimonios para la Iglesia 7:227.Or 237.2

    En las reuniones de devoción, nuestras voces deben expresar por la oración y alabanza nuestra adoración al Padre celestial, a fin de que todos puedan saber que adoramos a Dios con sencillez y verdad, y en la belleza de la santidad.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 232.Or 237.3

    Reúnanse pequeños grupos por las tardes, al mediodía, o temprano en la mañana para estudiar la Biblia. Tengan un momento de oración, para que el Espíritu Santo los fortalezca, ilumine y santifique. Cristo desea que esta obra se realice en el corazón de cada obrero. Cada uno de ustedes obtendrá una gran bendición si tan solo abre la puerta para recibirla. Los ángeles de Dios están presentes en sus reuniones. Ustedes se alimentarán con las hojas del árbol de la vida. Qué hermoso testimonio podrán dar del amor manifestado entre compañeros de trabajo durante esos preciosos momentos de buscar la bendición de Dios. Que cada uno relate su propia experiencia con palabras sencillas. Esto traerá más consuelo y alegría al alma que todos los instrumentos de música que pudieran reunirse en las iglesias. Cristo entrará en sus corazones. Solo por este medio podrán ustedes mantener su integridad.—Testimonios para la Iglesia 7:186.Or 238.1

    Prepárate para la eternidad con un celo que no has manifestado todavía. Educa la mente para amar la Biblia, amar la reunión de oración, amar la hora de meditación, y sobre todo, la hora en la cual el alma comulga con Dios. Adquiere la mentalidad del cielo si quieres unirte con el coro celestial en las mansiones divinas.—Testimonios para la Iglesia 2:241, 242.Or 238.2

    Cuando el Espíritu de Dios obre en el corazón, limpiando el templo del alma de toda su desgracia de mundanalidad y amor al placer, todos se encontrarán en las reuniones de oración, fieles en cumplir su deber y fervientes y ansiosos de cosechar todo el beneficio posible. El obrero fiel del Maestro aprovechará cada oportunidad para colocarse directamente bajo los rayos de luz del trono de Dios, y esta luz será reflejada en otros.—Testimonies for the Church 4:461.Or 238.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents