Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para los Ministros

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Palabras de saludo*[The General Conference Bulletin, 33, 34 , 1913.]

    A los hermanos reunidos en el congreso de la Asociación General celebrado en 1913.

    Mis queridos hermanos,

    Los hombres representativos que asisten al Congreso de la Asociación General tienen el privilegio de manifestar un espíritu de esperanza y valor. Hermanos míos, el Salvador se ha revelado a vosotros de muchas maneras; ha llenado vuestro corazón con la luz del sol de su presencia mientras trabajabais en países distantes y en vuestra propia tierra; os ha guardado de peligros visibles e invisibles; y ahora, al reuniros una vez más con vuestros hermanos en este concilio, tenéis el privilegio de estar gozosos en el Señor y de regocijaros en el conocimiento de su gracia sustentadora.TM 513.1

    Tome posesión su amor de la mente y el corazón de cada cual. Guardaos del cansancio excesivo, de las preocupaciones agotadoras y de la depresión. Dad un testimonio elevador. Apartad vuestra vista de lo oscuro y lo desalentador, y contemplad a Jesús, nuestro gran Dirigente, bajo cuya atenta supervisión la causa de la verdad presente a la cual hemos dedicado nuestra vida y todo lo que tenemos, está destinada a triunfar en forma gloriosa.TM 513.2

    La actitud que nuestros hombres representativos manifiesten durante el congreso ejercerá una influencia efectiva sobre todos en todo el territorio, y sobre los delegados también. ¡Oh, hermanos míos, ojalá se vea que Jesús mora en vuestros corazones, para sosteneros, fortaleceros y consolaros! Tenéis el privilegio de recibir cada día una rica porción de su Santo Espíritu, y de tener una perspectiva más amplia de la importancia y el alcance del mensaje que estamos proclamando al mundo. El Señor está dispuesto a revelaros las maravillas de su ley. Esperad ante él con humildad de corazón. Orad con todo fervor para comprender los tiempos en que vivimos, para entender más plenamente su propósito, y para ser más eficientes en la salvación de las almas.TM 513.3

    A menudo, en visiones nocturnas, se me pide que inste a nuestros hermanos que ocupan cargos de responsabilidad para que hagan esfuerzos denodados a fin de seguir conociendo al Señor más perfectamente. Cuando nuestros obreros comprendan como debieran la importancia de los tiempos en que vivimos, se notará el decidido propósito de estar de parte del Señor, y entonces se convertirán realmente en colaboradores de Dios. Cuando consagren el corazón y el alma al servicio de Dios, descubrirán que es esencial una experiencia más profunda que la actual para triunfar sobre todo pecado.TM 514.1

    Será bueno que consideremos lo que ha de ocurrir pronto sobre la tierra. No es momento éste para dedicarnos a trivialidades y a satisfacer el egoísmo. Si los tiempos en que vivimos no nos impresionan seriamente, ¿qué puede impresionarnos entonces? ¿No claman las Escrituras por una obra más pura y santa que la que hemos visto hasta ahora?TM 514.2

    Se necesitan ahora hombres de percepción clara. Dios llama a los que estén dispuestos a ser dirigidos por el Espíritu Santo para que emprendan una obra de reforma total. Veo que se avecina una crisis, y el Señor pide que sus obreros estrechen filas. Toda alma debe estar ahora en una actitud de consagración a Dios más profunda y verdadera que durante los años pasados...TM 514.3

    “Me gozo—hermanos míos—, de que en todo tengo confianza en vosotros”. Y mientras aún siento la más profunda ansiedad por la actitud de algunos hacia medidas importantes relacionadas con el desarrollo de la causa de Dios en la tierra, tengo firme fe en los obreros esparcidos por todo el territorio, y creo que cuando se reúnen y se humillan delante del Señor para consagrarse de nuevo a su servicio, son capacitados para hacer su voluntad. Hay quienes ni aun ahora ven las cosas como debieran verlas; pero pueden aprender a considerarlas como las aprecian sus colaboradores, y pueden evitar serias equivocaciones si buscan con fervor al Señor en este tiempo y someten plenamente su voluntad a la de Dios.TM 514.4

    Me he sentido profundamente impresionada por las escenas que recientemente han pasado ante mí en horas de la noche. Parecía que un gran movimiento—un reavivamiento—se producía en muchos lugares. Nuestros hermanos estrechaban filas en respuesta al llamado de Dios. Hermanos míos, el Señor está hablando. ¿No escucharemos su voz? ¿No prepararemos nuestras lámparas y actuaremos como gente que espera que su Señor venga? El tiempo exige que seamos portaluces; exige acción. TM 515.1

    *****

    Trabajen abnegadamente, en el temor y el amor de Dios para que la obra progrese, todos los que se encuentran en todo territorio distante; como misioneros de Dios, pueden hacer mucho por ella si viven en comunión con él. Debieran acercarse a Dios con plena certidumbre de fe, levantando manos santas, sin ira ni duda. Dios les revelará su voluntad; pero cometerán desatinos todos los que no trabajan sinceramente para la gloria de Dios, confiando y apoyándose plenamente en él, y en lugar de ello se apoyan en la sabiduría humana. La más rica experiencia se obtiene al hacer la obra de Dios. En ella obtenéis sabiduría y comprobáis el cumplimiento de las promesas de Dios (Special Testimonies to Ministers and Workers, No 9).TM 515.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents