Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para los Ministros

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 6—Necesidades humanas y provisión divina

    Las razones de la ineficacia, y el remedio

    Melbourne, Australia,

    3 de julio de 1892

    Quiero dirigirme a aquellos que predican la palabra: “La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples”. Todas las ventajas y los privilegios que pueden ser multiplicados para vuestro beneficio, a fin de que seáis educados y preparados, arraigados y cimentados en la verdad, no serán una ayuda real para vosotros personalmente a menos que la mente y el corazón estén abiertos de tal manera que la verdad pueda entrar y renunciéis concienzudamente a todo hábito, toda práctica y todo pecado que le haya cerrado la puerta a Jesús. Que la luz de Cristo escudriñe todo rincón oscuro del alma; con fervorosa determinación adoptad la conducta correcta. Si os aferráis a un proceder erróneo, como muchos de vosotros hacéis ahora, si la verdad no obra en vosotros con poder transformador, de manera que la obedezcáis de todo corazón porque amáis sus puros principios, estad seguros de que para vosotros la verdad perderá su poder vivificante y el pecado se fortalecerá.TM 159.1

    Esta es la razón por la cual muchos no son instrumentos eficientes del Maestro. Están constantemente haciendo provisión para agradarse y glorificarse a sí mismos, o albergan sensualidad en el corazón. Cierto es que aprueban la ley de los Diez Mandamientos, y muchos enseñan la ley en teoría, pero no atesoran sus principios. No obedecen el mandato de Dios de ser puros, de amar a Dios sobre todas las cosas, y a su prójimo como a sí mismos. Mientras viven constantemente una mentira, ¿pueden los tales tener fuerza y confianza y llegar a ser obreros eficientes de Dios?TM 159.2

    El Salvador oró por sus discípulos: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad”. Pero si el que recibe el conocimiento bíblico no hace ningún cambio en sus hábitos o prácticas para corresponder a la luz de la verdad, ¿qué ocurre entonces? El espíritu está luchando contra la carne, y la carne contra el espíritu, y uno de los dos tiene que vencer. Si el alma es santificada por la verdad, odia y resiste el pecado, porque acepta a Cristo como huésped honrado. Pero Cristo no puede compartir un corazón dividido; el pecado y Jesús nunca están en sociedad. El que acepta la verdad con sinceridad, el que come la carne y bebe la sangre del Hijo de Dios, tiene vida eterna. “Las palabras que yo os he hablado—dijo Jesús—, son espíritu y son vida”. Cuando el que recibe la verdad coopera con el Espíritu Santo, se sentirá cargado con la preocupación de impartir el mensaje a las almas; nunca será un mero sermoneador. Entrará de corazón y de alma en la gran obra de buscar y salvar lo que se ha perdido. Al practicar la religión de Cristo, realizará una buena obra en la ganancia de almas.TM 160.1

    Una obligación ante Dios

    Todo creyente tiene la obligación ante Dios de ser espiritual y de mantenerse en el camino de la luz, para permitir que su luz brille ante el mundo. Cuando todos los que se hallan empeñados en la sagrada obra del ministerio crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador, odiarán el pecado y el egoísmo. En ellos se efectúa una constante renovación moral; al continuar mirando a Jesús, se conforman a su imagen, y son hallados completos en él, no teniendo su propia justicia, sino la justicia que es en Cristo Jesús Señor nuestro.TM 160.2

    La gran ventaja de las asambleas ministeriales [veasé el Apéndice.] no es apreciada siquiera en la mitad de su valor. Son ricas en oportunidades, pero no realizan ni la mitad de lo que debieran, porque los que asisten a ellas no practican la verdad que les es presentada con claros contornos. Muchos que están explicando las Escrituras a otros, no han rendido consciente y cabalmente su inteligencia, su corazón y su vida al dominio del Espíritu Santo. Aman el pecado y se aferran a él. Se me ha mostrado que las prácticas impuras, el orgullo, el egoísmo y la glorificación propia han cerrado la puerta del corazón aun de aquellos que enseñan la verdad a otros, de manera que la desaprobación de Dios está sobre ellos. ¿No será posible que algún poder renovador se posesione de ellos? ¿Han caído como presa de una enfermedad moral incurable, debido a que ellos mismos se niegan a ser curados? ¡Ojalá todos los que trabajan en predicar y enseñar prestaran oídos a las palabras de Pablo: “Así que, herma nos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”!TM 161.1

    ¡Cuánto se regocija mi corazón por aquellos que sirven al Señor con toda humildad, que aman y temen a Dios! Poseen un poder mucho más valioso que el conocimiento y la elocuencia. “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría”; y su amor y temor son como un hilo de oro que une el agente humano con el divino. Así todos los movimientos de la vida son simplificados. Cuando los hijos de Dios están luchando contra la tentación, batallando contra las pasiones del corazón natural, la fe une al alma con el único Ser que puede dar ayuda, y resultan victoriosos.TM 161.2

    Quiera el Señor obrar en los corazones de aquellos que han recibido gran luz, para que se aparten de toda iniquidad. Contemplad la cruz del Calvario. Allí está Jesús quien dio su vida, no para que los hombres continuaran en el pecado, no para que tuvieran permiso para quebrantar la ley de Dios, sino para que por medio de su infinito sacrificio pudieran ser salvos de todo pecado. Dijo Cristo: “Yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados”, por la perfección de su ejemplo. Aquellos que predican la verdad a otros, ¿serán ellos mismos santificados por la verdad? ¿Amarán al Señor con el corazón, la mente y el alma, y a su prójimo como a sí mismos? ¿Alcanzarán el nivel de la norma más elevada del carácter cristiano? ¿Son elevados sus gustos, han dominado sus apetitos? ¿Están albergando sólo sentimientos nobles, una simpatía fuerte y profunda y propósitos puros, para que puedan ser verdaderos colaboradores de Dios? Necesitamos tener el Espíritu Santo para que nos sostenga en el conflicto, “porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”.*[Estudio adicional: Obreros Evangélicos, 289, 301, 302, 305.]TM 161.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents