Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Voz: Su Educación y Uso Correcto

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 4—La importancia de la educación del habla

    La rama más importante—El talento del habla debe ser cuidadosamente estudiado y vigilado. Esta es la rama más importante de la educación, pero tristemente se la descuida en todas nuestras asociaciones. El poder de comunicarnos con nuestros compañeros, puede ser de gran bendición, o de gran maldición.—Manuscrito 77, 1897.VEUC 36.1

    Una asignatura esencial en nuestras escuelas—No debiéramos descuidar el estudio del arte de hablar en nuestras escuelas. Los que entren en la sociedad, con el deseo y la determinación de ser como Cristo les pide que sean, no serán condescendientes con la conversación falta de cristianismo. Tratarán de representar a Cristo, por medio de su espíritu y sus palabras.—The Review and Herald, 25 de enero de 1898.VEUC 36.2

    La conversación santificada—La luz que me ha sido dada por la Palabra de Dios, indica que el habla necesita ser convertida y santificada. El Señor requiere que se brinde educación en la ciencia de hablar. Se ha abusado y se ha pervertido mucho esta facultad. No se la ha considerado como un don precioso de Dios, para ser usada en glorificar su nombre. Las palabras son un poder para el bien, o para el mal; un sabor de vida para vida, o de muerte para muerte. Los que realicen servicio para Cristo, deben elegir las palabras que hablen. Hablar palabras impensadas, apresuradas, comunes, sólo por el placer de hablar, cuando el silencio sería mejor, es pecado. Los que son muy locuaces no ejercen una buena influencia sobre la sociedad, en la cual viven y se mueven. La religión de la Biblia no es para exhibir jactancia, sino para ser quietamente practicada en buenas palabras y obras.—Manuscrito 74, 1897.VEUC 37.1

    La maledicencia constituye una mala conducta—Note estas palabras: “Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones”. Si es así, de su boca no saldrá una corriente de palabras que no conlleve ninguna virtud o bondad. “A la que asimismo fuisteis también llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. La Palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre, por medio de él”.VEUC 37.2

    Esta es la educación que necesitamos en nuestras escuelas. En la base de casi todos los problemas que existen en la iglesia, está el empleo apresurado e imprudente de la facultad del habla. Debemos considerar la maledicencia como una falta sujeta al juicio de la iglesia, y a la separación de la misma si la persona persiste en la práctica; porque la iglesia no se puede poner en orden, de otra manera.—Manuscrito 74, 1897.VEUC 38.1

    La ciencia de la conversación en relación con el estudio de la Palabra de Dios—A medida que estudiamos la Palabra de Dios, progresará nuestra educación, en relación con la ciencia de la conversación. Esta rama de la educación ha sido lamentablemente descuidada. Muchos reciben títulos universitarios, que no han ganado por obtener una educación completa. Maestros y alumnos están listos a pasar por alto, el importante tema del estudio del arte de hablar. Por faltarles este adiestramiento, los estudiantes pierden mucho. Salen de la escuela, para ser deficientes durante toda la experiencia de su vida.—Manuscrito 74, 1897.VEUC 38.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents