Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Voz: Su Educación y Uso Correcto

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 10—El uso indebido del don

    La influencia de las palabras duras—¿Le disgusta que le hablen palabras duras? Recuerde que cuando usted habla esas palabras, otros sienten el aguijón. Que su loable ejemplo, sus palabras pacificadoras, y sus obras abnegadas, sean un sabor de vida para vida.VEUC 73.1

    El talento del habla fue dado, para que fuera usado para beneficio de todos. Las palabras agradables, alegres, no cuestan más que las palabras desagradables y malhumoradas. Las palabras agudas hieren y magullan el alma. En esta vida todos tenemos dificultades que afrontar. Todo el mundo tiene agravios y chascos. Será mejor llevar alegría en lugar de tristeza, a las vidas de aquellos con los cuales entramos en contacto. Es mejor hablar palabras que sirvan de bendición y ayuda. Ellas serán de tanta bendición para nosotros, como para aquellos a quienes son dirigidas.—Manuscrito 93, 1901.VEUC 73.2

    Las palabras provocadoras—El habla es un precioso talento. Usted puede hablar con enojo, o en forma agradable. Recuerde que hablar en forma agradable, no perjudicará su influencia, sino que la endulzará. Si alguien le habla en forma provocativa, no pronuncie una sola palabra. La peor reprensión que usted puede dar a una persona que le ha lanzado palabras provocadoras, es mantener silencio, hasta que usted pueda hablar con voz calmada y agradable.—The Review and Herald, 6 de julio de 1905.VEUC 74.1

    Las palabras ociosas—Con el talento del habla, debemos comunicar la verdad cada vez que tengamos oportunidad. Siempre se debieran usar en el servicio de Dios. Pero se abusa mucho de este talento. Se hablan palabras que producen mucho daño. Cristo declaró: “Os digo que en el día del juicio, los hombres darán cuenta de toda palabra ociosa que hablen. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”.—The Review and Herald, 12 de septiembre de 1899.VEUC 74.2

    La palabrería inútil y sin significado—El talento del habla es un don de Dios, y cuando escuchamos tanta palabrería inútil y sin significado, podemos estar seguros de que los que usan este precioso don, no son cristianos. No moran en Cristo, ni Cristo mora en ellos. El árbol es conocido por sus frutos. “El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas”. ¡Qué corriente de mal y desperdicios fluye por el talento del habla! ¡Y cuántos niegan a Cristo por sus palabras! En lugar de hacer una buena confesión de Cristo por su conversación, dicen: “No conozco al Hombre”. Es muy fácil tener una forma de santidad; pero hacer una completa confesión de nuestra fe en Cristo, significa que nuestras palabras, nuestra manera de vestir, y nuestro espíritu testificarán del hecho.—Carta 19, 1897.VEUC 74.3

    La conversación frívola—Cultive el precioso don del habla, como una agencia que Dios le ha confiado. No introduzca temas de conversación frívolos, ni sin sentido. Hable de tal manera que los que no son de nuestra fe, reciban la impresión que el habla correcta y los principios sólidos han sido introducidos en su educación. “Vosotros sois la luz del mundo”. ¿Quiénes son de esta manera honrados? Los que han aprovechado sus oportunidades de aprender a servir al Señor, con el don del habla.—Manuscrito 74, 1897.VEUC 75.1

    Las bromas y las chanzas—Es deber de los jóvenes estimular la sobriedad. La ligereza, las bromas y los chistes resultarán en insensibilidad del alma, y la pérdida del favor de Dios. Muchos de ustedes no ejercen una mala influencia en otros, y por lo tanto, se sienten satisfechos en cierta medida; pero, ¿ejercen una influencia para el bien? ¿Procuran guiar a otros al Salvador, por medio de vuestra conversación y vuestros actos, o, si ellos profesan conocer a Cristo, tratan de conducirlos a andar más estrechamente con él?—Testimonies for the Church 2:236, 237.VEUC 75.2

    La conversación vulgar—Jóvenes amigos, ¿queréis empezar vuestra vida cristiana como quienes tienen en su corazón, el calor del amor de Jesús? Nunca sabréis, cuánto bien podéis hacer a los que no se consideran hijos de Dios, dirigiéndoles palabras tiernamente razonables y serias, en cuanto a la salvación de sus almas. Por otra parte, quizás nunca sepáis, hasta el día del juicio, cuántas oportunidades de ser testigos de Cristo habéis dejado pasar, sin aprovechar. Quizás nunca sepáis en este mundo, el daño que habéis hecho a algún alma, por vuestros pequeños actos de frivolidad, vuestra conversación vulgar, vuestra liviandad, completamente inconsecuentes con vuestra santa fe.—Mensajes para los Jóvenes, 199.VEUC 76.1

    Las observaciones mordaces—Cuando el Salvador mora en el interior, se revela por las palabras. Pero el Espíritu Santo no mora en el corazón del que se enoja, si otros no concuerdan con sus ideas y planes. De los labios de semejante persona, se escapan observaciones mordaces que entristecen al Espíritu, y desarrollan atributos, que son más bien satánicos, que divinos. El Señor desea que los que están relacionados con su obra, hablen en todo momento con la mansedumbre de Cristo. Si usted es provocado, no se impaciente. Manifieste la misma suavidad, de la cual hacía gala nuestro Señor.VEUC 76.2

    Como cristianos debiéramos hablar como Cristo hablaría, si estuviera en nuestro lugar. Anhelamos ver reformas, pero muchas veces porque las cosas no suceden como quisiéramos, un espíritu malo vierte gotas de hiel en nuestra copa, y otras almas son envenenadas. Por nuestras palabras indiscretas enfadamos a los demás y los incitamos a la rebelión. Fíjese la meta de hablar la verdad con amor. Entonces el Señor Jesús, por medio de su Espíritu, suplirá la fuerza y el poder. No mezcle el yo con nada de lo que haga para él. Muestre siempre la humildad y la mansedumbre del espíritu del Maestro.—The Review and Herald, 9 de abril de 1901.VEUC 77.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents