Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Voz: Su Educación y Uso Correcto

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 31—La esperanza y el estímulo

    Que nuestras palabras sean un bálsamo sanador sobre el alma quebrantada—Hay almas que yerran, y que sienten su vergüenza y su locura. Están hambrientas de recibir palabras de ánimo. Contemplan sus errores y faltas hasta que casi se entregan a la desesperación. En lugar de... reprochar y condenar y quitar el último rayo de esperanza que el Sol de Justicia derrama en sus corazones, que vuestras palabras traigan un bálsamo sanador sobre el alma quebrantada. No seáis como el granizo desolador que golpea y destruye la tierna esperanza, que surge en el corazón. No dejéis al alma hambrienta, que perezca en su desamparo porque dejasteis de pronunciar palabras tiernas y de aliento.—Nuestra Elavada Vocacion, 297.VEUC 170.1

    Un estímulo para los ángeles—Las palabras de afabilidad y aliento dichas, cuando el alma está enferma y débil el pulso de su ser moral, las considera el Salvador, como si se las dijeran a él mismo. Cuando los corazones son así alentados, los ángeles del cielo se deleitan en contemplarlo.—El Ministerio de Curación, 116.VEUC 171.1

    Hablemos palabras de valor y esperanza—Hay muchas almas valientes que están en extremo acosadas por la tentación, casi a punto de desmayar en el conflicto que sostienen consigo mismas y con las potencias del mal. No las desalentéis en su dura lucha. Alegradlas con palabras de valor, ricas en esperanza, que las insten a avanzar, de este modo podéis reflejar la luz de Cristo. “Ninguno de nosotros vive para sí”. Por vuestra influencia inconsciente pueden los demás ser alentados y fortalecidos, o desanimados, y apartados de Cristo y de la verdad.—El Camino a Cristo, 120.VEUC 171.2

    No fomentemos la duda o el desaliento—Tengamos por regla, no proferir una sola palabra de duda o desaliento. Podemos hacer mucho más para alumbrar el camino de los demás y sostener sus esfuerzos, si hablamos palabras de esperanza y buen ánimo.—El Camino a Cristo, 120.VEUC 171.3

    Nada vulgar ni común—Eduquemos nuestra lengua para hablar palabras correctas—palabras que estimulen y fortalezcan a nuestros semejantes. Hablemos de la bondad, la misericordia y el amor de Dios. Apartemos toda palabra de duda, y todo lo que sea vulgar y común.—The Review and Herald, 28 de marzo de 1899.VEUC 171.4

    La inspiración mediante una santa osadía—Que la lengua sea inspirada con una santa osadía para hablar palabras de ánimo, palabras que eleven y fortalezcan las almas, para romper con los vínculos de la indolencia y la seguridad, que las mantiene atadas a la incertidumbre.—Carta 151, 1903.VEUC 172.1

    Repetir como loros—No se puede alcanzar a las almas con una mera forma de palabras, una repetición de frases establecidas, como si fuéramos loros. Lo que usted diga debe ser la expresión de su experiencia personal. Si alegra los corazones con palabras de ánimo y esperanza, será porque la gracia y el amor de Dios son para usted, una realidad viviente. Es la impresión de Dios lo que estas almas han de recibir, no la suya propia. Pero si el obrero mismo no ha sido refinado y transformado, no puede presentar la verdad con una frescura, una fuerza, un poder que despierte una reacción sensible, a los que escuchan la palabra de vida.—The Review and Herald, 12 de abril de 1892.VEUC 172.2

    Palabras de aliento—Los gemidos que causa el pesar del mundo, se oyen en todo nuestro derredor. El pecado nos está apremiando con su sombra, y nuestra mente está lista para toda buena palabra y obra. Sabemos que poseemos la presencia de Jesús. La dulce influencia del Espíritu Santo está enseñando y guiando nuestros pensamientos, induciéndonos a hablar palabras, que alegren la senda de otros.—Testimonios Selectos 4:298.VEUC 172.3

    Tonos agradables y placenteros—Debemos hablar palabras que consuelen y estimulen. Hermanos y hermanas, edúquense a ustedes mismos para hablar en tonos agradables y placenteros. Hablar bondadosamente no hace daño, sino bien, pero hablar con descortesía y rudeza, hace que los santos ángeles se aparten tristes.—The Review and Herald, 15 de junio de 1905.VEUC 173.1

    Como clavo en lugar seguro—Entonces, grandes pensamientos, nobles aspiraciones, claras percepciones de la verdad, propósitos abnegados y anhelos de piedad y santidad, hallarán expresión en palabras que revelen el carácter de lo atesorado en el corazón.VEUC 173.2

    Aquellos, con quienes nos asociamos día tras día necesitan nuestra ayuda, nuestra dirección. Pueden hallarse en tal condición mental, que una palabra pronunciada en sazón, será como un clavo puesto en lugar seguro.—La Historia de Profetas y Reyes, 257.VEUC 173.3

    Las semillas de duda son un servicio a Satanás—Cuidémonos de hablar palabras desanimadoras. Resolvamos no dedicarnos nunca a la difamación y a la crítica. Rehusemos servir a Satanás plantando semillas de duda. Guardémonos de abrigar la incredulidad, o de expresarla a otros. Muchas veces he deseado que pudiera hacerse circular una tarjeta que tenga una promesa solemne de pronunciar únicamente las palabras que son agradables para Dios. Hay tanta necesidad de esta promesa, como la hay de una contra el uso del licor intoxicante. Comencemos por disciplinar la lengua, recordando siempre, que podemos hacer esto únicamente disciplinando la mente, “porque de la abundancia del corazón, habla la boca”. Mateo 12:34.—Nuestra Elavada Vocacion, 293.VEUC 173.4

    Presentad al Salvador—¡Ah! ¡no les digáis una sola palabra que ahonde su dolor! Al que se siente apesadumbrado por una vida de pecado, pero que no sabe dónde encontrar alivio, presentadle al Salvador compasivo. Tomadle de la mano, levantadle, decidle palabras de aliento y de esperanza. Ayudadle a asirse de la mano del Salvador.—El Ministerio de Curación, 125.VEUC 174.1

    La escalera celestial—El que viene a Jesús, coloca los pies en una escalera, que va de la tierra al cielo. Enseñe con la pluma y la voz, que Dios está encima de la escalera. Los brillantes rayos de su gloria brillan en cada peldaño. Está mirando con bondad, a todos los que ascienden penosamente, dispuesto a enviarles ayuda, ayuda divina, cuando la mano parece aflojar y tiemblan los pies. Sí, diga esto, dígalo con palabras que ablanden el corazón, que nadie que persevere subiendo por la escalera fracasará en su entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Los que creen en Cristo, nunca perecerán, ni nadie los arrebatará de su mano.VEUC 174.2

    Con lenguaje claro y lleno de esperanza, diga a la gente, cómo puede escapar de la herencia de oprobio que merecemos. Pero, por amor a Cristo, no les presente ideas que desanimen, que hagan que parezca muy difícil el camino del cielo.—Mensajes Selectos 1:213.VEUC 174.3

    Un remedio para la depresión y las dificultades—No nos podemos permitir, de ninguna manera, ser un obstáculo para los demás. Cada cual tiene sus propias tentaciones y pruebas peculiares, y deberíamos estar en situación de ayudar y fortalecer a los tentados. Debemos animar, y de ser posible, elevar a los que son débiles en la fe. Al hablar acerca de las promesas de Dios, a veces, podemos eliminar la depresión de las mentes, de los que están pasando por pruebas y dificultades.—Mente, Carácter y Personalidad 2:81.VEUC 175.1

    Conversar acerca del cielo—Cuando podemos relacionarnos para ayudarnos a ir al cielo, cuando la conversación se explaya en las cosas divinas y celestiales, entonces vale la pena conversar; pero cuando se concentra en el yo, y en las cosas terrenales y sin importancia, el silencio es oro. El oído obediente recibirá la reprensión, con un espíritu susceptible de recibir enseñanza. Sólo entonces, nuestra relación con los demás resultará beneficiosa, y cumplirá el propósito que Dios desea, que lleve a cabo. Cuando se cumplen aspectos de la instrucción divina, el sabio reprensor cumple su deber, y el oído obediente escucha con un propósito definido y resulta beneficiado.—Hijos e Hijas de Dios, 168.VEUC 175.2

    Mentes agrias y desagradables—Es obra de Satanás que hablen de lo que le concierne, y se deleita en tener a los seres humanos hablando de su poder, de su labor a través de los hijos de los hombres. Mediante la indulgencia en dicha conversación, la mente se torna sombría, agria y desagradable. Podemos llegar a ser canales de comunicación para Satanás, mediante el flujo de palabras que no lleven alegría a ningún corazón. Pero decidamos que esto no debe ser así. Decidamos no ser canales, mediante los cuales Satanás comunique pensamientos sombríos y desagradables. Que nuestras palabras no lleven un sabor de muerte para muerte, sino de vida para vida.—Testimonies for the Church 6:62, 63.VEUC 176.1

    Nuestra debilidad no debe ser objeto de discusión—No es digno de alabanza hablar de nuestra debilidad y desaliento. Diga cada uno: “Estoy afligido porque cedo a la tentación, porque mis oraciones son tan débiles, y mi fe tan escasa”.—En Lugares Celestiales, 278.VEUC 176.2

    No hay virtud en recordar los pecados—Cada vez que hablamos de tinieblas, el enemigo se agrada, porque él no quiere que el gozo de Cristo more en nuestro corazón por medio de la fe. Cristo es en nosotros una fuente de gozo refrescante, que nunca falla. Dios no considera que hay virtud alguna en recordar y repetir nuestros errores y pecados.—Carta 42, 1896.VEUC 176.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents