Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Voz: Su Educación y Uso Correcto

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Sección 2—Cristo, el orador por excelencia

    Capítulo 11—La naturaleza de su voz

    Su pronunciación era nítida—Jesús es nuestro ejemplo. Su voz era musical, y nunca se elevaba en tonos forzados y altos, cuando hablaba con la gente. Nunca hablaba tan rápido como para que sus palabras se amontonaran unas sobre otras, de manera que fuera difícil entenderlo. Pronunciaba cada palabra claramente, y los que escuchaban su voz daban testimonio de que “jamás hombre alguno habló como este hombre”.—The Review and Herald, 5 de marzo de 1895.VEUC 81.1

    Una voz calmada, intensa, musical—Mediante palabras amables y obras de misericordia, Cristo encaraba las antiguas tradiciones y los mandamientos de hombres, y presentaba el amor del Padre en su inagotable abundancia. Su voz calmada, intensa y musical, caía como un bálsamo en los espíritus heridos.—The Review and Herald, 5 de marzo de 1901.VEUC 81.2

    Había amor en el tono de su voz—Su tierna compasión caía con un toque sanador, sobre los corazones cansados y atribulados. Aun en medio de la turbulencia de enemigos airados, estaba rodeado por una atmósfera de paz. La hermosura de su rostro, la amabilidad de su carácter, sobre todo, el amor expresado en su mirada y su tono, atraían a él a todos aquellos, que no estaban endurecidos por la incredulidad. De no haber sido por el espíritu suave y lleno de simpatía, que se manifestaba en todas sus miradas y palabras, no habría atraído las grandes congregaciones que atraía.—El Deseado de Todas las Gentes, 219, 220.VEUC 82.1

    Su voz era como música al oído—La voz del Salvador, era como música a los oídos de aquellos que habían estado acostumbrados a la prédica monótona y sin vida de los escribas y fariseos. Hablaba lenta e impresionantemente, recalcando las palabras que deseaba que sus oyentes escucharan con atención especial. Todos podían comprender el pleno significado de sus palabras. Esto habría sido imposible si él hubiese hablado en forma apresurada, acumulando frase sobre frase, sin pausa alguna. La gente lo escuchaba con mucha atención, y se dijo de él, que hablaba, no como los escribas y fariseos; porque su palabra era como de quien tiene autoridad.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 227.VEUC 82.2

    No forzaba el tono de sus palabras—Si él hubiera levantado su voz en un tono forzado... el carácter conmovedor y la melodía de la voz humana se hubieran perdido, y mucha de la fuerza de la verdad, se hubiera destruido.—El Evangelismo, 46.VEUC 83.1

    Su voz tenía una dulce melodía—En los días de mi juventud, acostumbraba hablar en tono demasiado alto. El Señor me mostró que yo no podía realizar una impresión debida sobre la gente, elevando la voz a un tono antinatural. Luego me fue presentado Cristo y su manera de hablar; y en su voz había una dulce melodía. Su voz, expresada con lentitud y calma, llegaba a sus oyentes, y sus palabras penetraban en sus corazones, y ellos eran capaces de aprender lo que él había dicho, antes de que pronunciara la frase siguiente. Al parecer algunos piensan que deben correr todo el tiempo, porque si no lo hacen perderán la inspiración y la gente también perderá la inspiración. Si eso es inspiración, que la pierdan, y cuanto antes mejor.—El Evangelismo, 486.VEUC 83.2

    Era un Maestro en el arte de hablar—Si la voz tiene un tono correcto, solemnidad, y está modulada hasta llegar a ser conmovedora, producirá mejor impresión. Este era el tono en el que Cristo enseñaba a sus discípulos. El los impresionaba con solemnidad; les hablaba en forma conmovedora.—Testimonies for the Church 2:615.VEUC 83.3

    Cuando reprendía, había lágrimas en su voz—Denunció intrépidamente la hipocresía, la incredulidad y la iniquidad, pero había lágrimas en su voz al pronunciar severas reprensiones.—El Deseado de Todas las Gentes, 319.VEUC 83.4

    Su voz resonaba como trompeta de Dios—Cristo apareció en medio del ocupado mundo, lleno del ruido del comercio y las discusiones de los negocios, donde los hombres trataban egoístamente de obtener todo lo que podían para sí mismos; y por encima de la confusión, se oyó su voz que resonaba como la trompeta de Dios: “Porque, ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?”—El Evangelismo, 407.VEUC 84.1

    Su voz se escuchaba clara y penetrante—Sus ojos recorrían toda la multitud, posándose en cada uno de los presentes. Su persona parecía elevarse sobre todos con imponente dignidad, y una luz divina iluminaba su rostro. Habló, y su voz clara y penetrante, la misma que sobre el monte Sinaí había proclamado la ley que los sacerdotes y príncipes estaban transgrediendo, se oyó repercutir por las bóvedas del templo: “Quitad de aquí esto, y no hagáis la casa de mi Padre, casa de mercado”.—El Deseado de Todas las Gentes, 131.VEUC 84.2

    Su voz era única en su clase—Contemplaron ellos las manos y los pies heridos por los crueles clavos. Reconocieron su voz, que era como ninguna otra que hubiesen oído. “Y no creyéndolo aún ellos de gozo, y maravillados, díjoles: ¿Tenéis aquí algo de comer?”—El Deseado de Todas las Gentes, 744.VEUC 84.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents