Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 7—Cómo afrontar la oposición

    “No podemos descender”—El tiempo y el esfuerzo pueden ser usados mejor que en considerar detalladamente las argucias de los opositores que se ocupan de calumnias y tergiversaciones. Mientras se emplea el tiempo en seguir las vueltas y giros de opositores deshonestos, la gente que está abierta a la convicción desfallece por falta de conocimiento. Una serie de calumnias sin sentido, inventadas por Satanás, se presentan ante las mentes, mientras la gente está clamando por alimento, por comida en momento oportuno.OP 55.1

    Para fabricar estas calumnias se necesita a los que han educado sus mentes para luchar contra la verdad. No somos sabios si las tomamos de sus manos y las distribuimos a miles que nunca habrían pensado en ellas si no las hubiéramos publicado y diseminado por el mundo. Esto es lo que los opositores hubiesen querido; ellos pretenden que se les preste atención y que publiquemos esas calumnias. Esto es mayormente cierto respecto de algunos cuyo principal objetivo al escribir sus falsedades es tergiversar la verdad y el carácter de los que aman y defienden la verdad. Desaparecerán más rápidamente si no les prestamos atención, si tratamos sus errores y mentiras con desprecio silencioso. Ellos no quieren que se los deje solos, aman la oposición. Si no fuera por esto, tendrían poca influencia...OP 55.2

    Hay ocasiones cuando sus claras tergiversaciones deberán ser afrontadas. Cuando así suceda, obremos en forma rápida y breve, y luego sigamos con nuestro trabajo. El plan de las enseñanzas de Cristo debería ser el nuestro. El era claro y sencillo y llegaba directamente a la raíz del asunto. Así se satisfacían todas las mentes.OP 56.1

    No es la mejor regla ser tan explícito y decir todo lo que se podría acerca de un punto, cuando unos pocos argumentos cubrirían el campo y serían suficientes en la práctica para convencer o silenciar a los opositores. Si hoy eliminamos todo apoyo y cerramos las bocas de quienes objetan las verdades de modo que no puedan decir nada, mañana volverán sobre los mismos temas. Así será una y otra vez, porque no aman la luz y no quieren venir a ella para salir de su oscuridad. Es un plan mejor mantener argumentos en reserva que volcar toda la profundidad de conocimiento sobre un tema que se daría por sentado sin una argumentación elaborada. El ministerio de Cristo duró sólo tres años, y se hizo una gran obra en ese breve período. En estos últimos días también hay una gran obra que hacer en poco tiempo. Mientras muchos se preparan para hacer algo, los seres humanos perecen por falta de luz y conocimiento.OP 56.2

    Si los hombres que se ocupan en presentar y defender la verdad de la Biblia se pusieran a investigar, y mostraran la falacia e inconsistencia de los hombres que con deshonestidad transforman la verdad de Dios en mentira, Satanás levantaría opositores suficientes para mantener su plumas constantemente en uso, mientras otras ramas de la obra sufrirían.OP 56.3

    Necesitamos tener más del espíritu de los hombres que construían los muros de Jerusalén. Estamos haciendo una gran obra y no podemos descender. Si Satanás ve que puede mantener a los hombres en continua respuesta a las objeciones de los opositores, y de ese modo mantener su voz silenciada, impidiéndoles hacer la obra más importante para el momento presente, su objetivo se habrá cumplido...OP 57.1

    El mundo necesita de nuestro trabajo ahora. De todas direcciones llegan llamados como el macedónico: “Pasa ahora y ayúdanos”. Argumentos claros y al punto, que se levanten como hitos, harán en general más para convencer las mentes que un gran arsenal de argumentos que cubran un vasto territorio, pero que nadie sino las mentes investigadoras tendrán interés en seguir.—Testimonies for the Church 3:36-39 (1872).OP 57.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents