Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 8

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Una palabra de advertencia

    Dios anhela que sus instituciones y sus hijos escogidos y adoptados lo honren manifestando los atributos de un carácter cristiano. La misión que el evangelio abarca como obra misionera es una tarea directa y sustancial, que ha de brillar cada vez más hasta que el día esclarezca. Dios no quiere que la fe de su pueblo asuma la forma o apariencia de la obra humanitaria que ahora llamamos obra médica misionera. Los recursos y talentos de su pueblo no han de sumirse en las barriadas de Nueva York o Chicago. La obra de Dios debe llevarse a cabo inteligentemente.8TPI 195.3

    Deben manifestarse la abnegación y el sacrificio personal. Hemos de trabajar como Cristo, con sencillez y mansedumbre, con humildad y de una manera consagrada. Así seremos capacitados para realizar una labor diferente a toda la obra misionera del mundo.8TPI 195.4

    No podemos confiar en muchos de los que supuestamente han sido rescatados del hoyo en que habían caído para que sean consejeros o se ocupen en la obra para estos últimos días. El enemigo está determinado a mezclar el error con la verdad. Para lograrlo, aprovecha la oportunidad que le ofrece la clase baja, en favor de la cual se ha invertido tanto esfuerzo y dinero, la clase de personas cuyos apetitos se han pervertido por causa de la gula, cuyas almas han sufrido el abuso, cuyos caracteres están distorsionados y deformados, seres de hábitos y pasiones rastreros, y cuyo pensamiento es de continuo hacia el mal. El carácter de los tales puede ser transformado, ¡pero en muy pocos es cabal y duradera esa obra!8TPI 196.1

    Algunos serán santificados en la verdad; pero en muchos el cambio de hábitos y de proceder es superficial, aunque luego dicen ser cristianos. Son aceptados como miembros de iglesia sólo para ser una molestia y una carga pesada. Por intermedio de ellos, Satanás trata de sembrar las semillas de la envidia, la deshonestidad, la crítica y la acusación. Intenta de esa manera corromper a los demás miembros de la iglesia. La disposición que los ha dominado desde la niñez, que los indujo a separarse de toda restricción y hundirse en la degradación, todavía ejerce dominio sobre ellos. Se dice que han sido rescatados, pero demasiado a menudo el tiempo revela que la obra hecha en su favor no los convirtió en hijos sumisos de Dios. El menor desprecio da lugar al resentimiento. Albergan en su corazón la amargura, la ira, y la mala voluntad. Por medio de sus palabras y su mal espíritu demuestran no haber nacido de nuevo. Se inclinan por el lado de la bajeza y en dirección de la sensualidad. Son indignos de confianza, malagradecidos, e impíos. Así sucede con todas las personas que no se han convertido de verdad. Cada uno de estos tipos desfigurados, no transformados, se convierte en un obrero eficiente de Satanás, creando disensión y contienda.8TPI 196.2

    El Señor ha delineado la forma como hemos de trabajar. Como pueblo, no debemos imitar y adaptarnos a los métodos del Ejército de Salvación. Esta no es la tarea que el Señor nos ha asignado. Tampoco es nuestra responsabilidad condenarlos ni expresar palabras severas contra ellos. Hay almas valiosas y abnegadas dentro del Ejército de Salvación. Nos toca tratarlas con bondad. Hay en sus filas personas honestas, que sirven al Señor con sinceridad y que llegarán a percibir una luz mayor, avanzando hasta aceptar la verdad completa. Los obreros del Ejército de Salvación se esfuerzan por salvar a los abandonados y oprimidos. No los desaniméis. Dejad que hagan ese tipo de trabajo siguiendo sus propios métodos y estilo. Pero el Señor claramente ha señalado cuál debe ser la obra que los adventistas del séptimo día tienen que hacer. Deben llevarse a cabo reuniones campestres y en carpas. La verdad para este tiempo necesita ser proclamada. Hay que dar un testimonio firme. Y los discursos han de ser tan sencillos que hasta los niños puedan entenderlos.8TPI 197.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents