Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 8

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Cargas que el señor no ha impuesto

    El Señor le dio una obra que hacer, no para que fuera hecha de prisa, sino más bien de una manera calmada y considerada. El Señor nunca exige las acciones apresuradas y complicadas. Pero usted ha asumido obligaciones que el Señor, el Padre misericordioso, no le ha impuesto. Abundan las tareas que él le ordenó hacer. Sus obreros nunca necesitan perder una tarea o dejarla a medio hacer, con el fin de encargarse de otra. El que trabaja en la calma y el temor de Dios no lo hará de una manera descuidada, por temor a que algo estorbe un plan previo.8TPI 201.2

    No todas las cargas que usted ha estado llevando le han sido impuestas por el Señor. El resultado de aceptar estas cargas adicionales repercute a través de todo el campo. Si hubiera atendido la obra que le fue asignada, trabajando por la clase de personas que el Señor deseaba alcanzar con la verdad presente mediante el sanatorio: el mensaje que él le ha dado a su pueblo para que lo comunique al mundo, se habría logrado mucho más para poner de manifiesto al pueblo escogido de Dios ante hombres de categoría. Mucho más se habría logrado para poner de manifiesto los caminos, obras y poder de Dios. El sanatorio debía ser testigo suyo en favor de la verdad ennoblecedora y santificadora. El Señor lo ha hecho a usted, hermano mío, su instrumento de honor. Nunca le exigió que hiciera nada que excluyera su trabajo relacionado con la institución que había de mantenerse en defensa de la verdad, trabajando por Dios, alumbrando el camino de miles de personas.8TPI 201.3

    Usted tiene una obra grande y sagrada que realizar. Si cumple fielmente la parte que le toca, por medio de la destreza que le ha sido dada, será capaz de trabajar rápidamente, sin dar la impresión de que está de prisa. Cuando sus ojos sean abiertos, se dará cuenta de la pobreza de otros campos. Verá que los obreros están obstruidos a cada paso, mientras que el dinero del Señor se usa para sostener empresas e instituciones, perdiéndose de vista el mensaje que debe ser proclamado al mundo.8TPI 202.1

    Dios impresiona a hombres distintos para que sean sus colaboradores. Un hombre no está autorizado para echarse encima demasiadas responsabilidades. Es la voluntad del Señor que el médico que es responsable por tantas cosas esté unido tan de cerca con él que su espíritu no se irrite por pequeñeces. El Señor quiere que usted sea uno de los obreros más eficientes de toda la profesión médica, que no descuide nada, que no malogre nada, y que sepa que tiene un Consejero a su lado para sostenerlo y guiarlo, para impartirle serenidad y calma a su espíritu. Una mente febril y un espíritu de incertidumbre le roban destreza a la mano. El toque de Cristo sobre la mano del médico, le imparte vitalidad, quietud, confianza y poder.8TPI 202.2

    Le escribo como una madre a su hijo. Si me fuera posible, le ayudaría. Los visitaría si sintiera que es mi deber abandonar la obra aquí en Australia, pero no me atrevo a hacerlo. Usted ha suscitado la expectación y forjado planes sin considerar debidamente cómo va a terminarse la torre. Como persona que sabe, como alguien a quien se le ha permitido ver los resultados de la obra que usted ha escogido hacer, le advierto que se detenga y reflexione. Dios conoce su condición. Se acuerda de que es polvo. Ciertamente, necesitará el consejo, no sólo de parte de aquellos que lo han animado a seguir adelante con el trabajo que considera ser tan importante, sino también el consejo de hombres que hoy son capaces de ver con mayor claridad que usted los resultados que seguirán a ciertas empresas.8TPI 202.3

    No ignore ni considere de poca importancia las advertencias que todavía usted no alcanza a comprender. Si acata los mensajes de advertencia que le han sido enviados, se salvará de una gran tribulación. 8TPI 203.1

    *****

    Extracto de una carta escrita en 1899 desde Wellington, Nueva Zelanda

    No hemos de permitir que nuestras perplejidades y decepciones nos carcoman el alma y nos tomen quejosos e impacientes. Que no haya contiendas, ni malos pensamientos ni palabras torpes, para que no ofendamos a Dios. Hermano mío, si abre su corazón a la envidia y a las malas sospechas, el Espíritu Santo no morará en usted. Procure tener la plenitud que hay en Cristo. Trabaje conforme a lo que él ha trazado. Que cada pensamiento, palabra y hecho lo revelen. Usted necesita un bautismo cotidiano del amor que en los días de los apóstoles los mantenía en común acuerdo. Este amor le dará salud al cuerpo, a la mente y al alma. Rodee su vida con una atmósfera que fortalezca su vida espiritual. Cultive la fe, la esperanza, el valor y el amor. Permita que la paz de Dios gobierne su corazón. Entonces usted será capaz de llevar a cabo sus responsabilidades. El Espíritu Santo les impartirá una divina eficiencia, una calma, una serena dignidad, a todos sus esfuerzos por aliviar el sufrimiento. Dará testimonio de que ha estado con Jesús.8TPI 203.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents