Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 8

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La experiencia de Enoc

    Acerca de Enoc se ha escrito que vivió sesenta y cinco años y engendró un hijo; después de esto anduvo con Dios trescientos años. Durante el transcurso de aquellos primeros años, Enoc había amado y temido a Dios, y guardado sus mandamientos. Pero después del nacimiento de su primer hijo experimentó algo mayor: su relación con Dios se hizo más profunda. Al contemplar el amor del niño por su padre, su confianza sencilla en su protección; al sentir el tierno anhelo de su corazón por su hijo primogénito, aprendió la valiosa lección del maravilloso amor de Dios hacia el hombre por medio del don de su Hijo, y la confianza que los hijos de Dios pueden depositar en su Padre celestial. El amor infinito e insondable de Dios por medio de Cristo se convirtió en el tema de sus meditaciones de día y de noche. Con todo el fervor de su alma procuraba revelar ese amor a la gente entre la cual vivía.8TPI 344.3

    El caminar de Enoc con Dios no fue en un trance o visión, sino en todas las faenas de su vida cotidiana. No se convirtió en ermitaño, sustrayéndose enteramente del mundo; porque tenía una obra que hacer por Dios. En el seno del hogar y en su trato con los hombres, como marido y padre de familia, amigo, y ciudadano, era un siervo constante y firme de Dios.8TPI 344.4

    Con el correr de los siglos, su fe se fortalecía más y su amor se hacía más ardiente aún. Para él la oración era el aliento del alma. Vivía en la atmósfera del cielo.8TPI 345.1

    A medida que las escenas del futuro se desplegaban ante su vista, Enoc se convirtió en un pregonero de justicia, portando el mensaje a todos los que estuvieran dispuestos a escuchar sus palabras de advertencia. En la tierra donde Caín procuró huir de la presencia divina, el profeta de Dios dio a conocer las maravillosas escenas que habían pasado ante él en visión. “He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías”. Judas 14, 15.8TPI 345.2

    El poder de Dios que obraba en su siervo lo sentían sus oyentes. Algunos hicieron caso a la advertencia y renunciaron a sus pecados, pero las multitudes se burlaban del solemne mensaje. Los siervos de Dios han de llevar un mensaje similar al mundo en los postreros días, que también será recibido con incredulidad y burla.8TPI 345.3

    Al pasar año tras año, la ola de culpa humana se hacía cada vez más profunda, y más tenebrosas las nubes del juicio divino. No obstante, Enoc, como testigo en favor de la verdad, siguió su camino, advirtiendo, suplicando y enseñando, esforzándose por hacer retroceder la ola de culpa y detener los rayos de la venganza (divina).8TPI 345.4

    Los hombres de aquella generación se burlaban de la locura de aquel que no se interesaba en acumular una fortuna de oro y plata ni en adquirir posesiones en este mundo. Pero el corazón de Enoc estaba puesto en los tesoros eternos. Había dado una mirada a la ciudad celestial. Había visto al Rey en su esplendor en medio de Sión. Cuanto más crecía la iniquidad existente, tanto más ferviente era su anhelo por el hogar de Dios. A pesar de que estaba todavía en la tierra, por fe moraba en la esfera de luz.8TPI 345.5

    “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”. Mateo 5:8. Por espacio de trescientos años Enoc había procurado la pureza de corazón para ponerse en armonía con el cielo. Por tres siglos había caminado con Dios. Día tras día había anhelado una unión más estrecha; más y más cercana se había hecho la comunión, hasta que Dios se lo llevó consigo. Había estado al borde del mundo eterno, a sólo un paso del país de los santos; y ahora los portales se abrieron y, siguiendo su marcha con Dios, que por tanto tiempo había llevado en la tierra, entró por las puertas de la santa ciudad, el primero entre los hombres en entrar allí.8TPI 346.1

    “Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte... y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios”. Hebreos 11:5.8TPI 346.2

    A una comunión tal nos llama el Señor. La santidad del carácter de aquellos que serán redimidos de entre los hombres en ocasión de la segunda venida del Señor ha de ser como la de Enoc.8TPI 346.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents