Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 8

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El conocimiento recibido a través de la palabra de Dios

    La Biblia entera es una revelación de la gloria de Dios en Cristo. Aceptada, creída, y obedecida, es el gran instrumento para la transformación del carácter. Y es el único medio seguro para lograr la cultura intelectual.8TPI 333.1

    La razón porque la juventud, y aun los que han alcanzado una edad madura, caen tan fácilmente en la tentación y el pecado es que no estudian la Palabra de Dios ni meditan en ella como debieran. La falta de una fuerza de voluntad firme y decidida, que se manifieste en la vida y el carácter, es el resultado de su descuido de las sagradas instrucciones de la Palabra de Dios. No se esfuerzan con ahínco para conducir sus mentes hacia aquello que les inspire pensamientos puros y santos, y que los distraiga de lo que es impuro y falso. Hay unos pocos que escogen la mejor parte, que se sientan a los pies de Jesús, al igual que María, para aprender del divino Maestro. Son pocos los que atesoran sus palabras en sus corazones y las ponen por obra en sus vidas.8TPI 333.2

    Al ser aceptadas, las verdades bíblicas elevan la mente, apartándola de su mundanalidad y degradación. Si la Palabra de Dios fuera apreciada como es debido, tanto jóvenes como adultos poseerían en su fuero interno una rectitud, una solidez de principios, que los capacitaría para resistir la tentación.8TPI 333.3

    Enseñen y escriban los hombres las cosas preciosas de las Sagradas Escrituras. Permitan que el pensamiento, la aptitud, el ejercicio perspicaz de las facultades mentales se dediquen al estudio de los pensamientos de Dios. No estudiéis la filosofía basada en las conjeturas de los hombres, mas estudiad la filosofía de Aquel que es la verdad. La demás literatura es de poco valor en comparación con ésta.8TPI 333.4

    La mente mundana no deriva ningún placer de la contemplación de la Palabra de Dios; empero, para la mente que ha sido renovada por el Santo Espíritu, la hermosura divina y la luz celestial irradian de sus hojas sagradas. Lo que para la mente mundanal era un árido desierto, se convierte en terreno de aguas vivas para la mente espiritual.8TPI 333.5

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents