Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 8

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    “Y os habéis olvidado”

    ¡Es una solemne y aterradora verdad que muchos de los que han sido celosos en la proclamación del mensaje del tercer ángel se están volviendo apáticos e indiferentes! La línea de demarcación entre los mundanos y los cristianos profesos es casi indistinguible. Muchos que una vez fueron adventistas fervientes están conformándose al mundo: a sus hábitos, costumbres y egoísmo. En lugar de llevar al mundo a rendirle obediencia a la ley de Dios, la iglesia está uniéndose más y más de cerca con el mundo en la transgresión. A diario la iglesia se convierte al mundo. ¿Cuántos cristianos profesos no son esclavos de las riquezas? El apetito desordenado y el derroche de dinero para satisfacer deseos egoístas constituyen una gran deshonra para Dios.8TPI 129.3

    Y por la falta de celo en la promulgación del mensaje del tercer ángel, muchos otros, aunque no aparentan vivir en transgresión, de todos modos están ejerciendo su influencia en favor de Satanás tan seguramente como aquellos que abiertamente pecan contra Dios. Multitudes de personas perecen, ¡pero cuán pocos se preocupan por estas almas! Ha caído sobre el pueblo de Dios un estupor, una parálisis que le impide entender su deber para esta hora.8TPI 130.1

    Cuando los israelitas entraron en Canaán, no cumplieron el propósito de Dios de tomar posesión de toda la tierra. Luego de haber hecho una conquista parcial, se establecieron para disfrutar el fruto de sus victorias. En su incredulidad y amor por la comodidad, se congregaron en las porciones ya conquistadas, en lugar de marchar adelante y ocupar nuevos territorios. Así empezaron a apartarse de Dios. No alcanzaron a llevar a cabo sus propósitos, y por esta razón le hicieron imposible cumplir en ellos su promesa de bendición.8TPI 130.2

    ¿No está la iglesia haciendo la misma cosa hoy? Teniendo al mundo por delante en necesidad del evangelio, los cristianos profesos se congregan en donde pueden ellos mismos disfrutar de los beneficios del evangelio. No sienten la necesidad de ocupar nuevo territorio y llevar el mensaje de salvación a las regiones distantes. Rehúsan cumplir la comisión: “Id y haced discípulos en todas las naciones”. ¿Son menos culpables que los creyentes hebreos?8TPI 130.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents