Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 8

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Lo que pudo haber sido

    Santa Helena, California,

    5 de enero de 1903.

    A la iglesia de Battle Creek

    En una ocasión, al mediodía, estaba yo escribiendo acerca de la obra que pudo haberse hecho en el último congreso de la Asociación General si los hombres que ocupaban puestos de responsabilidad hubieran seguido la voluntad y los caminos de Dios. Los que han tenido gran luz no han andado en ella. La reunión terminó sin que se produjera ningún cambio. Los hombres no se humillaron ante el Señor como debieran, y el Espíritu Santo no fue impartido.8TPI 111.1

    Había escrito hasta ese punto, cuando perdí el conocimiento, y me parecía estar presenciando una escena en Battle Creek.8TPI 111.2

    Nos encontrábamos reunidos en el auditorio del Tabernáculo. Se ofreció una oración, se cantó un himno, y se volvió a orar. Una súplica ferviente se elevó ante Dios. La presencia del Espíritu Santo se hizo notoria en la reunión. El efecto fue profundamente conmovedor, y algunos de los presentes estaban llorando en voz alta.8TPI 111.3

    Alguien se levantó de sus rodillas y declaró que antes había estado en desacuerdo con ciertas personas por las cuales no sentía ningún afecto, pero que ahora se veía a sí mismo como realmente era. En tono bien solemne recitó el mensaje dado a la iglesia de Laodicea: Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad. Y comentó: “En mi autosuficiencia, así mismo me sentía yo”. Y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. “Ahora veo que esta es mi condición. Mis ojos se han abierto. He sido duro de espíritu, e injusto. Me consideraba justo, pero ahora tengo partido el corazón, y reconozco mi necesidad de los consejos de Aquel que me ha examinado hasta lo más recóndito del alma. Oh, ¡cuán gratas, compasivas y amables son las palabras: ‘Yo te aconsejo que de mi compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas’”. Apocalipsis 3:17, 18.8TPI 111.4

    El que hablaba se dirigió a los que habían estado orando y dijo: “Tenemos algo que hacer. Debemos confesar nuestros pecados y humillar nuestro corazón ante Dios”. Con corazón quebrantado hizo confesión y luego se acercó a varios de los hermanos, uno tras otro, y les estrechó la mano, pidiéndoles perdón. Las personas con quienes él habló se levantaron de un salto, confesando y pidiendo perdón, y todos se abrazaron derramando lágrimas. El espíritu de la confesión se difundió por toda la congregación. Fue un tiempo pentecostal. Se alabó a Dios por medio del canto, y la obra continuó hasta las altas horas de la noche, casi hasta el amanecer.8TPI 112.1

    Las siguientes palabras eran repetidas a menudo: “Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. Apocalipsis 3:19, 20.8TPI 112.2

    Ninguno parecía ser tan altivo que no quisiera hacer confesión de corazón, y los que dirigían esta obra eran personas de influencia, pero nunca antes habían tenido el valor de confesar sus propios pecados.8TPI 112.3

    Había un regocijo cual nunca antes se había escuchado dentro del Tabernáculo.8TPI 112.4

    Luego cobré el conocimiento y por un rato no sabía dónde estaba. Todavía tenía la pluma en la mano. Me fueron dirigidas las siguientes palabras: “Esto es lo que pudo haber sido. Todo esto lo habría hecho el Señor por su pueblo. El cielo entero esperaba manifestar su clemencia”. Medité sobre cuánto habríamos avanzado si se hubiera llevado a cabo una obra cabal en el último congreso de la Asociación General, y me embargó una agonía de desengaño al darme cuenta que lo que había presenciado no era una realidad. 8TPI 112.5

    *****

    El camino que Dios señala es siempre el mejor y el más prudente. Él siempre glorifica su nombre. La única seguridad para no incurrir en decisiones precipitadas movidos por la ambición consiste en mantener el corazón en armonía con Cristo Jesús. No se puede depender de la sabiduría humana. El hombre es voluble, creído, orgulloso y egoísta. Que los obreros que están ocupados en servir a Dios confíen completamente en el Señor. Entonces los dirigentes darán a conocer que están dispuestos a ser dirigidos, no por la sabiduría humana, de la cual es tan inútil apoyarse como de una caña cascada, sino más bien de la sabiduría del Señor, quien ha dicho: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra”. Santiago 1:5, 6.8TPI 113.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents