Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 7

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Deberes de la casa editorial hacia la iglesia

    Así como la iglesia tiene una responsabilidad hacia la casa editorial, ésta la tiene también para con la iglesia. La una debe sostener a la otra.7TPI 178.2

    Los que ocupan puestos de responsabilidad en las casas editoriales no deben dejarse absorber por el trabajo a tal punto que no les quede tiempo para ocuparse en las cosas espirituales. Si este interés se mantiene muy vivo en la casa editorial, ejercerá una influencia poderosa en la iglesia; y si es vivo en la iglesia, se hará sentir con fuerza en la casa editorial. La bendición de Dios descansará sobre la obra si es dirigida de tal manera que las almas sean conducidas a Cristo.7TPI 178.3

    Todos los obreros de nuestras casas editoriales que profesan el nombre de Cristo, deben ser activos en la iglesia. Es de esencial importancia para su vida espiritual que aprovechen todo medio de gracia. Ellos obtendrán fuerza, pero no permaneciendo como espectadores, sino haciéndose obreros. Cada uno deberá estar inscrito en algún grupo que realice un trabajo regular y sistemático en relación con la iglesia. Todos deben comprender que tal es su deber como cristianos. Por sus votos bautismales se comprometieron a hacer todo lo que está en su poder para edificar la iglesia de Cristo. Mostradles que así lo exige su amor a Dios y su lealtad hacia su Redentor, hacia el ideal de la humanidad verdadera, hacia la institución para la cual trabajan. No pueden ser siervos fieles de Cristo, no pueden ser hombres y mujeres realmente íntegros, ni obreros aceptables en la institución de Dios, si descuidan estos deberes.7TPI 178.4

    Los que dirigen la institución en sus diferentes ramos deben velar especialmente para que la juventud contraiga buenas costumbres a este respecto. Cuando ella descuida las reuniones, cuando se aparta de sus deberes hacia la iglesia, buscad la causa. Mediante esfuerzos llenos de tacto y de bondad, tratad de despertar a los negligentes y haced revivir el interés que vacila.7TPI 179.1

    Nadie debe hallar en su trabajo un pretexto para descuidar el servicio sagrado del Señor. Más valdría poner a un lado su trabajo que descuidar sus deberes hacia Dios. 7TPI 179.2

    *****

    A los hermanos a quienes han sido confiadas responsabilidades en las casas editoriales:7TPI 179.3

    Quiero llamar vuestra atención a la importancia que tiene el asistir a nuestras asambleas anuales; no sólo a las reuniones de negocios, sino a las reuniones que contribuirán a iluminaros espiritualmente. No os dais cuenta de la necesidad de estar en relación íntima con el cielo. Sin esta comunión, ninguno de vosotros está seguro; ninguno está capacitado para hacer la obra de Dios de un modo aceptable.7TPI 179.4

    En esta obra, más que en cualquier ocupación secular, el éxito guarda proporción con el espíritu de consagración y abnegación con que se trabaja. Los que llevan responsabilidades como directores de esta obra, necesitan colocarse donde podrán ser impresionados profundamente por el Espíritu de Dios. Su deseo de recibir el bautismo del Espíritu Santo y un conocimiento de Dios y de Cristo debe ser tanto mayor del que sienten otros cuanto más responsabilidades implica su puesto de confianza que el de un empleado común.7TPI 179.5

    Los talentos naturales y adquiridos son todos dones de Dios y deben ser conservados constantemente bajo la dirección de la potencia divina y santificadora de su Espíritu. Necesitan sentir profundamente su falta de experiencia en esta obra, y esforzarse con celo en adquirir el conocimiento y la sabiduría necesarios para emplear cada facultad del cuerpo y de la mente de tal manera que glorifique a Dios.7TPI 180.1

    “Os daré corazón nuevo”. Cristo debe morar en nuestro corazón, así como la sangre está en nuestro cuerpo y circula por él como una potencia vivificadora. No podemos insistir demasiado en este punto. Al par que la verdad debe ser nuestra armadura, nuestras convicciones deben ser fortalecidas por la simpatía viva que caracterizaba la vida del Salvador. Ningún hombre puede subsistir a menos que la verdad viva se manifieste en su carácter. Hay un solo poder que puede hacernos o mantenernos firmes, y es la gracia de Dios en la verdad. El que confía en otra cosa está ya tambaleando, pronto a caer.7TPI 180.2

    El Señor desea que se apoyen en él. Aprovechen al máximo cada ocasión para acercarse a la luz. Si se mantienen alejados de las santas influencias que emanan de Dios, ¿cómo podrán discernir las cosas espirituales?7TPI 180.3

    Dios nos llama a hacer uso de todas las ocasiones de prepararnos para su obra. Desea que dediquen todas sus energías al cumplimiento de su tarea, y que permanezcan sensibles al carácter sagrado y solemne de su responsabilidad. El ojo de Dios está sobre ustedes. Para cualquiera de ustedes es peligroso entrar a su presencia con un sacrificio que tenga mácula, un sacrificio que no les haya costado estudios ni oraciones. El no puede aceptar una ofrenda tal.7TPI 180.4

    Les ruego que despierten y busquen a Dios por ustedes mismos. Mientras pase Jesús de Nazaret, díganle del fondo de su corazón: “Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros”. Recobrarán entonces la vista. Por la gracia de Dios recibirán lo que será para ustedes infinitamente más valioso que el oro, la plata o las piedras preciosas. 7TPI 180.5

    *****

    Si alguna vez hay un tiempo cuando es más importante que los hombres conserven su conexión con Dios, es cuando se los llama a desempeñar una responsabilidad especial. No es seguro para nosotros que descartemos nuestras armas cuando debemos ir a la batalla. Es entonces cuando necesitamos estar equipados con toda la armadura de Dios. Cada pieza es esencial.7TPI 181.1

    Jamás entretengan el pensamiento de que pueden ser cristianos y sin embargo encerrarse dentro de ustedes mismos. Cada uno forma parte de la gran estructura humana, y tanto la naturaleza como la calidad de su experiencia será determinada en gran medida por las experiencias de aquellos con quienes se asocien. Jesús dijo: “Donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Mateo 18:20. Entonces no descuidemos la práctica de congregarnos, como acostumbran algunos; pero exhortémonos unos a otros; tanto más cuanto que vernos que aquel día se acerca.7TPI 181.2

    Que las reuniones sociales de la iglesia se hagan tan interesantes como sea posible. Que cada uno de los presentes sienta que tiene un deber que cumplir en la reunión. Colaboren con los ángeles celestiales quienes tratan de hacer una impresión correcta sobre cada obrero.7TPI 181.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents