Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 7

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El cuidado de los ayudantes

    Los encargados de nuestros restaurantes deben trabajar por la salvación de los empleados. No han de sobrecargarse de trabajo, porque al hacerlo se colocarán en una posición que les impedirá tener las fuerzas necesarias y el deseo de trabajar espiritualmente por los obreros. Deben dedicar sus mejores energías a instruir a los empleados en los asuntos espirituales, explicándoles las Escrituras y orando con ellos y en favor suyo. Han de guardar los intereses religiosos de los ayudantes tan cuidadosamente como los padres se preocupan por los de sus hijos. Han de velar por ellos con paciencia y ternura, haciendo todo lo que puedan por ayudarles a perfeccionar sus caracteres cristianos. Sus palabras deben asemejarse a manzanas de oro en marcos de plata; sus acciones deben estar desprovistas de cualquier traza de egoísmo y aspereza. Deben trabajar vigilantemente en favor de las almas, como quienes han de dar cuenta. Deben luchar por mantener a sus colaboradores en un terreno espiritual apropiado, donde su ánimo pueda fortalecerse constantemente y donde siempre pueda crecer su fe en Dios.7TPI 116.1

    A menos que nuestros restaurantes se dirijan de este modo, sería necesario aconsejar a nuestros hermanos que nunca envíen a sus hijos a trabajar en ellos. Mucha gente que frecuenta nuestros restaurantes no trae con ellos a los ángeles de Dios; no desean el compañerismo de estos seres santos. Traen con ellos una influencia mundana, y para contrarrestarla los obreros necesitan mantener una comunión íntima con Dios. Los gerentes de nuestros restaurantes tienen el deber de luchar más por la salvación de los jóvenes que trabajan para ellos. Deben esforzarse más por mantenerlos vivos espiritualmente de tal manera que sus mentes jóvenes no sean arrastradas por el espíritu mundano con el cual se tienen que mantener en contacto constantemente. Las muchachas que trabajan en nuestros restaurantes necesitan un pastor. Cada una de ellas necesita la protección de una influencia hogareña.7TPI 116.2

    Corremos el riesgo de que los jóvenes que entran en nuestras instituciones como creyentes y con el deseo de ayudar en la causa de Dios, se cansen y desanimen, pierdan su celo y espíritu valeroso, y se vuelvan fríos e indiferentes. No podemos amontonar a estos jóvenes en cuartos pequeños y oscuros, privándolos de los privilegios de una vida de hogar, y sin embargo esperar que mantengan una experiencia religiosa saludable.7TPI 116.3

    Es importante que se tracen planes sabios para el cuidado de los que trabajan en todas nuestras instituciones, y especialmente para los empleados de nuestros restaurantes. Se deberían emplear buenos ayudantes y se los debería rodear de todas las ventajas que les permitirán crecer en la gracia y en el conocimiento de Cristo. No se les permita quedar a merced de las circunstancias, sin que tengan un tiempo regular para la oración y sin ningún tiempo para el estudio de la Biblia. Cuando esto sucede, se vuelven desatentos y descuidados, indiferentes a las realidades eternas.7TPI 117.1

    Con cada restaurante se debería emplear a un hombre y su esposa para que actúen como guardianes de los jóvenes que allí trabajan, un hombre y una mujer que amen al Salvador y a las almas por las cuales él murió, y que guarden el camino del Señor.7TPI 117.2

    Las muchachas deberían ponerse al cuidado de una hermana sabia y juiciosa, que sea una mujer cabalmente convertida, que guarde cuidadosamente a las obreras, especialmente a las más jóvenes.7TPI 117.3

    Los trabajadores deben sentir que tienen un hogar. Ellos son la mano ayudadora de Dios y se los debe tratar con tanto cuidado y ternura como Cristo dijo que se debía tratar al niñito a quien puso en medio de sus discípulos. “Cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí -dijo el Señor-, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”. “Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos”. Mateo 18:6, 10. Ese cuidado que se debe tener con los empleados es precisamente una de las razones por las cuales aconsejamos que en una ciudad grande haya varios restaurantes pequeños en lugar de que se tenga sólo uno grande. Pero esta es sólo una de las razones por las cuales es más aconsejable que se establezcan varios restaurantes pequeños en los diferentes barrios de nuestras grandes ciudades. Los restaurantes pequeños darán a conocer los principios de la reforma de la salud tan eficazmente como lo haría un establecimiento mayor, con la ventaja de que se lo puede administrar más fácilmente. No fuimos comisionados para alimentar al mundo, sino que se nos ha ordenado que eduquemos al pueblo. En los restaurantes pequeños no habrá tanto trabajo que hacer, y los ayudantes podrán dedicar más tiempo al estudio de la Palabra, más tiempo a aprender cómo realizar bien su trabajo, y más tiempo para contestar las preguntas de los clientes que se muestren deseosos de aprender acerca de los principios de la reforma de la salud.7TPI 117.4

    Si cumplimos con el propósito de Dios al realizar esta obra, la justicia de Cristo irá delante de nosotros, y la gloria del Señor será nuestra retaguardia. Pero si no hay una cosecha de almas, si los mismos ayudantes no se benefician espiritualmente, si no glorifican a Dios en palabras y acciones, ¿por qué habríamos de abrir tales establecimientos y mantenerlos funcionando? Si no podemos dirigir nuestros restaurantes para la gloria de Dios, si somos incapaces de ejercer una fuerte influencia religiosa a través de ellos, sería más provechoso que los cerráramos y que utilizáramos los talentos de nuestros jóvenes en otras líneas de trabajo. Pero nuestros restaurantes pueden dirigirse de tal manera que constituyan un medio para salvar almas. Pidamos fervientemente al Señor que nos conceda humildad de corazón, de modo que nos enseñe a caminar en la luz de su consejo, a comprender su Palabra, y a aceptarla, y que nos muestre cómo ponerla en práctica. 7TPI 118.1

    *****

    Existe el peligro de que nuestros restaurantes sean dirigidos de tal manera que nuestros ayudantes trabajen muy duramente día tras día y semana tras semana, y que sin embargo no puedan identificar ningún resultado positivo. Este asunto demanda una consideración cuidadosa. No tenemos derecho de atar a nuestros jóvenes a un trabajo que no produce frutos para la gloria de Dios.7TPI 118.2

    También se corre el riesgo de que la obra de los restaurantes, aunque se la considere como un medio maravilloso para hacer el bien, sea dirigida de tal manera que sólo promueva el bienestar físico de las personas a quienes sirve. Hay trabajos que aparentemente pueden ostentar los rasgos de suprema excelencia, pero no serán aceptables a la vista de Dios a menos que se lleven a cabo con el profundo deseo de hacer su voluntad y de cumplir su propósito. Si no reconocemos a Dios como el autor y el fin de nuestras acciones, al ser pesadas en las balanzas del santuario, se las encuentra inaceptables.7TPI 118.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents