Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 7

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Consideración para quienes luchan con dificultades

    Durante años se ha mostrado una falta de visión al tratar con las personas que llevan adelante la obra del Señor en lugares difíciles. A menudo estos hombres trabajan en forma agotadora. Tienen muy poco dinero para invertir en el avance de la causa, y se ven obligados a sacrificarse con el fin de llevar adelante la obra. Trabajan por un salario escaso y practican la más estricta economía. Solicitan fondos de la gente y ellos mismos son un ejemplo de liberalidad. Le rinden a Dios la alabanza por lo que se ha hecho, comprendiendo que él es el autor y consumador de su fe, y que han sido capaces de progresar sólo por su poder.7TPI 263.1

    Algunas veces, después que estos obreros han soportado la carga y el calor del día, y mediante esfuerzos perseverantes y pacientes han establecido alguna escuela o un sanatorio, o han tenido otra participación en el desarrollo de la obra, sus hermanos deciden que algún otro puede realizar un mejor trabajo, y que por lo tanto esa nueva persona debe hacerse cargo de la tarea. En algunos casos se hace la decisión sin dar la consideración ni el crédito debidos a quien ha tenido que llevar sobre sus hombros la parte más desagradable de la tarea, que ha tenido que laborar y orar y luchar aplicando todas sus fuerzas y energías en el desempeño de su responsabilidad.7TPI 263.2

    Dios no se agrada con esta forma de tratar a sus obreros. El pide a su pueblo que sostenga las manos de quienes se esfuerzan por establecer la obra en lugares nuevos y difíciles, expresándoles palabras que los alegren y los animen.7TPI 263.3

    Estos obreros pueden cometer errores a causa de su entusiasmo y celo por el adelanto de la obra. En su deseo de obtener fondos para el sostenimiento de las empresas más necesitadas, puede ser que se envuelvan en proyectos que no resultan en los mejores intereses de la obra. El Señor, al comprender que tales proyectos los desviarían de lo que él quisiera verlos realizar, permite que sufran frustraciones y se quebranten sus esperanzas. El dinero se ha sacrificado, y esto constituye una tremenda desgracia para quienes con tanto cariño habían deseado obtener medios para el sostén de la causa.7TPI 263.4

    Mientras se esforzaban al máximo por levantar fondos para afrontar una emergencia, algunos de sus hermanos estaban de espectadores, criticando y suponiendo el mal, interpretando prejuiciadamente las motivaciones de estos obreros agobiados por la carga, y haciéndoles aún más difícil la tarea. Cegados por el egoísmo, estos censuradores no discernieron que sus hermanos ya tenían suficientes aflicciones sin necesidad de soportar la crítica de hombres que no habían llevado ninguna carga ni responsabilidad. La frustración es una gran prueba, pero el amor cristiano puede transformar la derrota en victoria. Los reveses nos enseñarán a ser cuidadosos. Aprendemos por las cosas que nos pasan. De este modo ganamos experiencia.7TPI 264.1

    Se deben ejercer solicitud y sabiduría al tratar con los obreros que, aunque han cometido errores, han manifestado un interés intenso y abnegado en la obra. Que sus hermanos digan: “No vamos a echar a perder las cosas colocando a otra persona en su lugar, sin darle oportunidad de enmendar su error, y de colocarse en una situación ventajosa, libre de la preocupación ocasionada por la crítica injusta”. Déseles tiempo para adaptarse, para sobreponerse a las dificultades que los rodean, y para presentarse como obreros dignos delante de ángeles y hombres. Es verdad que han cometido errores, pero ¿habrían hecho mucho mejor los que los han criticado y cuestionado? Cristo dijo a los fariseos acusadores: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra”. Juan 8:7.7TPI 264.2

    Algunos manifiestan un deseo prematuro por reformar las cosas que les parecen equivocadas. Consideran que ellos deberían ser elegidos para reemplazar a los que han cometido el error. Menosprecian el trabajo realizado por estos obreros mientras otros no hacían más que mirar y criticar. Dicen mediante sus acciones: “Yo puedo hacer grandes cosas. Puedo llevar adelante la obra exitosamente”. Se me ha instruido que diga a esas personas que piensan que saben tan bien cómo evitar los errores: “No juzguéis, para que no seáis juzgados”. Mateo 7:1. Puede ser que eviten equivocarse en algunos puntos, pero en otras cosas están propensos a cometer graves desaciertos, muy difíciles de remediar, y que acarrearían vergüenza sobre la obra. Esos errores producirían más daño que los que sus hermanos han cometido.7TPI 264.3

    La instrucción que me ha sido dada indica que los hombres que colocan el fundamento de una obra, y que, frente al prejuicio luchan por avanzar, no deben ser colocados en una luz desfavorable para que otros puedan tomar sus lugares. Hay obreros fieles que han avanzado en la tarea que Dios dijo que debía ser hecha, a pesar de la crítica de algunos de sus hermanos. Si se los quitara ahora de su posición de responsabilidad, se produciría una impresión injusta para ellos y desfavorable para la causa, puesto que los cambios realizados se considerarían como una justificación de las críticas injustas que se habían hecho y de los prejuicios que existían. El Señor desea que no se haga ningún movimiento que conlleve una injusticia contra los que han trabajado larga y esforzadamente para levantar el trabajo que se les ha asignado.7TPI 265.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents