Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 7

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Una sabia distribución de los recursos

    Muchos se han preocupado por la intrincada cuestión de los recursos. Vez tras vez Satanás ha bloqueado el camino del progreso mediante sus proyectos engañosos, pero atractivos. La iglesia no se ha mantenido en una posición de dependencia de Dios, sino que cediendo a las tentaciones del enemigo ha tratado de llevar a cabo planes que demandaban recursos mucho mayores que los que recibía. Se ha invertido demasiado dinero en unos pocos lugares. Esto ha privado a los campos misioneros de la ayuda que deberían haber recibido. Al promover la obra en su sector del campo, los hombres han llevado a cabo planes egoístas y han sacado los medios de la tesorería del Señor, olvidando que todos los fondos pertenecen a Dios y que también deben ser atendidas las otras partes de su viña. Han cerrado los ojos a las necesidades de sus compañeros de labor por razones que no quisieran volver a encontrar en el juicio. Por eso algunos campos desamparados han quedado sin trabajar. Por haberse apresurado a erigir grandes edificios sin tomar en cuenta el costo, sin saber cuánto se necesitaría para construir la torre, los hombres han acarreado deudas, desánimo y vergüenza sobre la causa. Se ha estorbado el camino del progreso en algunos campos nuevos.7TPI 268.1

    La mente de algunos parecería haberse enajenado, induciéndolos a tomar un curso de acción que los llevaría a realizar gastos en proyectos que más tarde no tenían la menor posibilidad de producir entradas. Si este dinero se hubiera gastado de acuerdo con los propósitos del Señor, se habrían reclutado obreros y se los habría preparado para realizar la obra que debe ser hecha antes de la venida del Señor. El mal uso de los fondos demuestra la necesidad que se tiene de la amonestación del Señor acerca de que su obra no debe estar limitada por los proyectos humanos, sino que se la debería llevar a cabo de tal manera que fortalezca su causa.7TPI 268.2

    Los hombres han acarreado deudas sobre la causa por haberse empeñado en la realización de planes equivocados. Que esto no se repita. Que actúen con prudencia los que se encuentran a la cabeza de la obra, y se nieguen a cubrir de deudas la causa de Dios. Que nadie actúe descuidada y temerariamente creyendo, sin estar seguro, que todo saldrá bien.7TPI 269.1

    El entusiasmo y el interés indebidos que se manifiestan por el adelanto de la obra en un lugar determinado, en nada contribuyen al adelanto de la obra como un todo. Cuando se hacen planes para construir un edificio en algún lugar, dése una consideración cuidadosa a otros lugares que también tienen una necesidad igualmente urgente de dinero para erigir edificios indispensables. El tiempo es corto, y aunque urge la construcción de edificios, que esto se haga con la debida consideración de todos los sectores de la viña del Señor. La persona que esté a cargo de la construcción debe ser un individuo de mente sólida y santificada, no uno que, en su ansiedad por erigir una hermosa pieza arquitectónica, acarree perplejidad sobre la obra a causa de los gastos elevados.7TPI 269.2

    Dios no es el autor de la confusión, sino del orden y del progreso. Que quienes desean hacer que su reino progrese avancen prudentemente y construyan con inteligencia. Que nadie actúe impulsado por la suposición desatinada de que hay que invertir medios con el fin de impresionar. Así dice el Señor: “No se deben emplear así los recursos, porque se lo hace a expensas de las almas”.7TPI 269.3

    Los resultados de una administración egoísta se yerguen hoy delante de nosotros como un testimonio de la sabiduría de hombres cuyas mentes y corazones tenían necesidad de la dirección del Espíritu Santo. El Señor tiene muchas maneras de poner a prueba y verificar la pretensión de quienes dicen ser cristianos. Ha identificado los resultados de la sabiduría humana con certeza inequívoca, demostrando a quienes suponían que realizaban grandes cosas, que necesitan revisar el pasado; que necesitan darse cuenta de que no eran movidos por el Espíritu Santo, sino que rehusaron el consejo del Señor en muchas cosas. Si hubieran practicado este autoexamen al comienzo de sus labores, como el Señor les indicó que lo hicieran, un servicio que deshonró a Dios durante años habría sido reemplazado por un servicio de amor. Cada miembro de cada familia necesita realizar esta tarea de autoexamen, de lo contrario descubrirán, como le sucedió a Saulo, que están condenados a la destrucción. Esto se aplica particularmente a los individuos que ocupan posiciones de responsabilidad. El Señor dijo: “No colaboraré con ningún plan egoísta”. Cada uno necesita buscar al Señor ahora. El pueblo de Dios no pasará la prueba a menos que se produzca un reavivamiento y una reforma. El Señor no admitirá a ninguna alma autosuficiente en las mansiones que ha ido a preparar para los justos. 7TPI 269.4

    *****

    En ningún lugar del mundo debe nuestro pueblo, bajo ninguna circunstancia, volcar todos sus medios en una sola institución médica grande y costosa. El juntar a un gran número de personas en un solo lugar no constituye una medida favorable cuando se trata de obtener los mejores resultados en una restauración física o espiritual. Por lo demás, el establecimiento de una institución tal implicaría un robo contra otros lugares donde también se necesita establecer instituciones de salud. Dondequiera que trabajemos, algunos procurarán conseguir tantos medios como sea posible con el fin de erigir algún edificio grande; pero éste no es el plan más sabio. Cuando se hagan planes para el establecimiento de una institución en un lugar determinado, debemos mantener en mente las necesidades de los otros lugares. Practíquese la economía para que se puedan ofrecer ventajas similares a las gentes que viven en otros sectores del país.7TPI 270.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents