Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 9

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Un llamamiento para obreros de color

    Es necesario efectuar los esfuerzos más decididos para educar y preparar a hombres y mujeres afroamericanos para que trabajen como misioneros en los estados del sur de los Estados Unidos. Alumnos afroamericanos cristianos debieran estar preparándose para presentar la verdad a los de su propia raza. Los que convierten el temor del Señor en el comienzo de su sabiduría y escuchan el consejo de hombres de experiencia, pueden ser una gran bendición para la población negra, al llevar a su propio pueblo la luz de la verdad presente. Cada obrero que trabaje con humildad y en armonía con sus hermanos, se convertirá en un canal de luz para muchos que ahora viven en las tinieblas de la ignorancia y la superstición.9TPI 160.1

    En lugar de preguntarse si están capacitados para trabajar entre gente blanca, que nuestros hermanos afroamericanos se dediquen al trabajo misionero entre los de su raza. Hay mucho lugar para que los afroamericanos trabajen entre su propio pueblo. En el campo del sur del país queda abundante trabajo por realizar. Es necesario hacer esfuerzos especiales en las ciudades populosas. En cada una de estas ciudades hay miles de personas de la raza negra a quienes hay que predicar el último mensaje de advertencia y misericordia. Despertemos el espíritu misionero en los corazones de nuestros miembros de iglesia afroamericanos. Instémoslos a realizar una obra fervorosa en favor de los que todavía no conocen la verdad.9TPI 160.2

    Quisiera decir a todos mis hermanos y hermanas afroamericanos: considerad la situación tal como es. Preguntaos: “En vista de las oportunidades y ventajas que se me han concedido, ¿cuánto le debo a mi Señor? ¿Cómo puedo glorificarlo mejor y promover los intereses de mi pueblo? ¿Cómo puedo utilizar con mayor ventaja el conocimiento que Dios se ha complacido en darme? ¿No debiera acaso abrir mi Biblia y enseñar la verdad a mi pueblo? ¿Acaso no hay miles que perecen por falta de conocimiento, a quienes puedo ayudar si me entrego a Dios para que él me utilice como instrumento suyo? ¿Es que no tengo una obra que realizar en beneficio de mis hermanos oprimidos y desanimados?”9TPI 160.3

    El campo del sur está sufriendo por falta de obreros. ¿Pasaréis por alto a vuestro pueblo, sin realizar esfuerzo alguno para ayudarle, o bien, trabajaréis con humilde corazón para salvar a los que perecen? Hay una obra que podéis hacer si os humilláis delante de Dios. Si confiáis en él encontraréis paz y consuelo, pero si seguís vuestro propio sistema y voluntad, encontraréis espinas y cardos, y perderéis la recompensa.9TPI 161.1

    Queda poco tiempo, y lo que tenéis que hacer, debéis hacerlo con prontitud. Decidid que debéis redimir el tiempo. No busquéis vuestro placer personal. ¡Levantaos! Acometed la obra con una nueva resolución. El Señor abrirá el camino ante vosotros. Realizad todo esfuerzo posible para trabajar siguiendo el método de Cristo, con humildad y mansedumbre, confiando en él para recibir poder. Comprended la obra que el Señor os ha encargado, y al confiar en Dios quedaréis capacitados para avanzar con fortaleza y gracia crecientes. Quedaréis capacitados para trabajar con diligencia y perseverancia por vuestro pueblo mientras dura el día; porque la noche viene cuando nadie podrá trabajar.9TPI 161.2

    En el campo del sur existe necesidad urgente de toda clase de trabajo misionero. Hay que preparar obreros urgentemente para este campo. Nuestro pueblo debiera proveer un fondo para la educación de hombres y mujeres de los estados del sur, quienes, por estar habituados al clima, pueden trabajar en ese lugar sin arriesgar su salud.9TPI 161.3

    Jóvenes y señoritas prometedores debieran educarse para trabajar como profesores. Debieran contar con las mejores ventajas. Es necesario que se construyan escuelas y salones de reuniones en diferentes lugares y que se empleen profesores.9TPI 161.4

    Las personas que han estado trabajando durante años para ayudar a los afroamericanos, están bien calificadas para asesorar acerca de la apertura de tales escuelas. Hasta donde sea posible, estas escuelas debieran establecerse fuera de las ciudades. Pero en las ciudades hay numerosos niños que no podrían asistir a instituciones educacionales que no funcionan dentro de sus límites; para beneficio de ellos, hay que establecer escuelas en las ciudades tanto como en el campo.9TPI 161.5

    Los niños y adolescentes que asistan a estas escuelas deberán aprender más que solamente a leer. Hay que enseñarles, además, diversas habilidades industriales. Los alumnos deben tener acceso a instalaciones donde puedan aprender oficios que les permitan sostenerse a sí mismos.9TPI 162.1

    Nuestras iglesias del norte, como también las del sur, debieran hacer todo lo posible para ayudar a sostener la obra educativa para los niños de raza negra. Las escuelas que ya están establecidas debieran ser mantenidas fielmente. La fundación de nuevas escuelas requerirá fondos adicionales. Que todos nuestros miembros hagan su parte con sinceridad para colocar estas escuelas en terreno ventajoso.9TPI 162.2

    Además de dedicarse a esta clase de trabajo escolar, nuestros hermanos afroamericanos podrían realizar una excelente obra al establecer escuelas dominicales misioneras y escuelas sabáticas entre su propio pueblo; escuelas en las que los jóvenes puedan ser instruidos por profesores que rebosen de amor por las almas.9TPI 162.3

    Nuevas oportunidades se presentan continuamente en los estados del sur del país, y muchos afroamericanos inteligentes y cristianos serán llamados a la obra. Pero por diversas razones, los hombres blancos deben ser elegidos como dirigentes. Todos somos miembros del mismo cuerpo y estamos completos únicamente en Cristo Jesús, quien elevará a sus hijos del bajo nivel al que el pecado los ha degradado y los colocara en el lugar donde se los reconocerá en las cortes celestiales como obreros juntamente con Dios.9TPI 162.4

    Hay trabajo que debe realizarse en muchos lugares difíciles, y de estas escuelas surgirán obreros talentosos. Que la obra sea dirigida de tal manera que los obreros negros se eduquen para trabajar por su propia raza. Entre ellos hay muchos que tienen talento y habilidad. Busquemos a estos hombres y mujeres y enseñémosles a dedicarse a la obra de salvar almas. Dios cooperará con ellos y les dará la victoria.9TPI 162.5

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents