Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 9

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Consejos para los ministros

    Sanatorio, California,

    3 de noviembre de 1901.

    A un obrero de mucha experiencia, radicado en Nueva York.

    Después de considerar la situación de la obra en Nueva York experimenté una intensa preocupación. Durante la noche se me presentó lo siguiente: Se trabajará en Nueva York; se iniciará la obra en sectores de la ciudad donde no hay iglesias, en los que la verdad se afianzará. Hay gran cantidad de trabajo que se debe realizar en la proclamación de la verdad para este tiempo a la gente que se encuentra muerta en la desobediencia y el pecado. Hombres designados por Dios presentarán mensajes impactantes, mensajes de tal naturaleza que despertarán y amonestarán al público. Algunos se resentirán a causa de la amonestación y resistirán la luz y la evidencia presentadas, pero eso significa que estamos predicando el mensaje probatorio para este tiempo.9TPI 111.1

    Se presentarán mensajes extraordinarios. Los juicios de Dios ya están en la tierra. Aunque hay que establecer misiones en las ciudades, donde los colportores, obreros bíblicos y obreros médicos misioneros prácticos puedan ser entrenados para presentar la verdad a ciertas clases sociales, también debemos tener en nuestras ciudades evangelistas consagrados, capaces de dar mensajes tan definidos y pertinentes, que impacten a los oyentes.9TPI 111.2

    “Sacad al pueblo ciego que tiene ojos, y a los sordos que tienen oídos. Congréguense a una todas las naciones, y júntense todos los pueblos. ¿Quién de ellos hay que nos dé nuevas de esto, y que nos haga oír las cosas primeras? Presenten sus testigos, y justifíquense; oigan, y digan: Verdad es. Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí. Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve. Yo anuncié, y salvé, e hice oír, y no hubo entre vosotros Dios ajeno. Vosotros, pues, sois mis testigos, dice Jehová, que yo soy Dios. Aun antes que hubiera día, yo era; y no hay quien de mi mano libre. Lo que hago yo, ¿quién lo estorbará?” Isaías 43:8-13.9TPI 111.3

    “Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé. Serán vueltos atrás y en extremo confundidos los que confían en ídolos, y dicen a las imágenes de fundición: Vosotros sois nuestros dioses. Sordos, oíd, y vosotros, ciegos, mirad para ver. ¿Quién es ciego, sino mi siervo? ¿Quién es sordo, como mi mensajero que envié? ¿Quién es ciego como mi escogido, y ciego como el siervo de Jehová, que ve muchas cosas y no advierte, que abre los oídos y no oye? Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla”. Isaías 42:16-21.9TPI 112.1

    La obra delineada en estos pasajes es la que nosotros debemos llevar a cabo. Las expresiones “Mi siervo”, “Israel”, “el siervo de Jehová”, se refieren a cualquiera que el Señor elija y designe para realizar cierto trabajo. Los convierte en ministros de su voluntad, aunque algunos que son elegidos sean tan ignorantes de su voluntad como lo era el rey Nabucodonosor.9TPI 112.2

    Dios trabajará por los miembros de su pueblo que se sometan a la obra del Espíritu Santo. Promete su gloria para el éxito del Mesías y de su reino. “Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan: Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo; por luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas...9TPI 112.3

    ‘’¿Quién de vosotros oirá esto? ¿Quién atenderá y escuchará respecto al porvenir?’ Isaías 42:5-7, 23.9TPI 112.4

    El pueblo de Dios que ha tenido luz y conocimiento, no ha llevado a cabo los elevados y santos propósitos de Dios. No ha progresado de victoria en victoria, añadiendo nuevo territorio, elevando el estandarte en las ciudades y en los suburbios. Los que han recibido gran luz de parte del Señor han demostrado poseer gran ceguera espiritual, porque no han andado en la luz para progresar cada vez más en ella. Los miembros de la iglesia no han sido instados a utilizar nervio y músculo espirituales en la tarea de progresar. Hay que hacerles comprender que los ministros no pueden obtener su salvación si permanecen inactivos. Así es como se convierten en personas débiles en vez de ser fuertes.9TPI 112.5

    En cada iglesia hay que elegir a hombres y mujeres jóvenes para que lleven responsabilidades. Dejad que hagan todo esfuerzo necesario para capacitarse a fin de ayudar a los que conocen la verdad. Dios necesita obreros fervientes y firmes. Los humildes y contritos aprenderán por experiencia personal que no existe salvador fuera de él.9TPI 113.1

    La verdad bíblica debe ser predicada y practicada. Cada rayo de luz recibido debe hacerse brillar en forma clara y evidente. La verdad debe destacarse como una lámpara de poderosa luz. Hay cientos de siervos de Dios que deben responder a este llamamiento y salir al campo como obreros fervorosos dispuestos a ganar almas, que acuden en ayuda del Señor para combatir a los poderosos. Dios llama a hombres vivos, que estén llenos de la influencia vivificadora de su Espíritu, hombres que consideren a Dios como Legislador Supremo y reciban de él abundante prueba del cumplimiento de sus promesas, hombres que no sean tibios, sino entusiastas y fervorosos con su amor.9TPI 113.2

    Si la influencia que se ha ejercido sobre las iglesias durante los veinte años pasados volviera a ejercerse sobre ellas, fracasaría, tal como fracasó en el pasado, y no convertiría a los miembros en seguidores de Cristo abnegados y capaces de llevar su cruz. Muchos han sido sobrealimentados con alimento espiritual, mientras en el mundo hay miles que perecen sin el pan de vida. Los miembros de la iglesia deben trabajar; deben educarse a sí mismos para alcanzar la elevada norma que se ha puesto ante ellos. El Señor les ayudará a conseguirlo, si colaboran con él. Si guardan sus propias almas en el amor de la verdad, no impedirán que los ministros presenten la verdad en nuevos campos.9TPI 113.3

    Las grandes ciudades debieran haber sido trabajadas poco después que las iglesias recibieron la luz, pero muchos no han experimentado ninguna preocupación por las almas, y Satanás, al encontrarlos susceptibles a sus tentaciones, ha echado a perder su experiencia. Dios pide a su pueblo que se arrepienta, que se convierta y que vuelva a su primer amor, que perdieron porque no lograron seguir los pasos de su abnegado Redentor.9TPI 113.4

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents