Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 9

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La lucha que tenemos por delante

    Los siervos de Dios deben colocarse todas las piezas de la armadura cristiana. No luchamos simplemente con enemigos humanos. Dios pide que cada cristiano participe en la batalla y luche bajo su liderazgo, dependiendo de la gracia y ayuda del Cielo para tener éxito.9TPI 176.1

    Debemos avanzar con el poder del Todopoderoso. Jamás debiéramos ceder ante los ataques satánicos. Como guerreros cristianos, ¿por qué no podríamos hacer frente a los principados y potestades, a las potencias tenebrosas de este mundo? Dios nos pide que avancemos utilizando los dones que se nos ha confiado. Satanás procurará vencernos usando estratagemas. Pero debemos permanecer firmes como una roca a los principios, mediante el poder de Dios.9TPI 176.2

    No hay tregua en esta lucha. Los agentes satánicos nunca descansan en su obra de destrucción. Los servidores de Cristo deben vigilar cada puesto de avanzada. Nuestro objetivo es salvar de la ruina a las almas que perecen. Se trata de una obra de grandeza infinita, y el hombre no puede esperar tener éxito en esto a menos que se una con el Obrero divino.9TPI 176.3

    Cristo ha sido el Redentor del hombre desde la eternidad. Desde la caída misma del ser humano, se ha dado este mensaje a los que se han unido a él: “Y vosotros hermanos, no os canséis de hacer bien”. “Estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”. 1 Corintios 15:58.9TPI 176.4

    El cristiano es animado a que manifieste paciente perseverancia en llevar a cabo la obra del ministerio evangélico en relación con la obra médica misionera. A medida que obtiene experiencia en la religión genuina, va logrando el conocimiento espiritual que forma el carácter.9TPI 176.5

    La vida de un cristiano auténtico consiste en una serie ininterrumpida de actos de servicio. “Somos colaboradores de Dios”. 1 Corintios 3:9. Cada día lleva al que se encuentra al servicio de Dios deberes proporcionados a sus facultades. Su utilidad aumenta a medida que, bajo la dirección del Poder supremo, desempeña esos deberes. El cumplimiento de un deber nos prepara mejor para comenzar otro. Los que sepan con exactitud lo que debe hacerse, se colocarán bajo la luz directa de la palabra de Dios, en sintonía con sus demás fuerzas de trabajo. Cada día el obrero saldrá a la batalla vestido con toda la armadura. Trabajará con oración, vigilancia y perseverancia, decidido a que la conclusión de la obra de su vida no lo encuentre sin preparación, sin que haya hecho todo lo posible por la salvación de las almas que perecen.9TPI 176.6

    Si los cristianos obraran concertadamente, si avanzaran como un solo hombre, bajo la dirección de un Poder, para la realización de un objetivo, moverían el mundo. 9TPI 177.1

    *****

    Los principios que debieran motivarnos como obreros en la causa de Dios han sido expresados por el apóstol Pablo: “Somos colaboradores de Dios”. 1 Corintios 3:9. “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”. Colosenses 3:23. Y Pedro exhorta a los creyentes: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo”. 1 Pedro 4:10-11.9TPI 177.2

    *****

    Existen leyes admirables que gobiernan el mundo de la naturaleza, y las cosas espirituales están controladas por principios igualmente ciertos. Hay que emplear los medios necesarios para obtener un fin si es que deseamos alcanzar los resultados deseados. Dios ha dado a cada persona su obra en conformidad con sus habilidades. Por medio de la educación y la práctica las personas quedarán calificadas para satisfacer cualquier emergencia que pudiera presentarse; y se necesita una planificación adecuada para colocar a cada uno en el lugar debido, para que pueda obtener la experiencia que lo capacitará para llevar responsabilidades.9TPI 177.3

    Dios desea que nos ayudemos mutuamente mediante la manifestación de simpatía y amor sin egoísmo. Hay quienes han heredado rasgos, temperamentos y disposiciones anímicas peculiares. Puede resultar difícil tratar con ellos; ¿pero estamos nosotros sin falta? No hay que desanimarlos. Sus errores no deben ser convertidos en propiedad de todos. Cristo se compadece y ayuda a los que yerran en el juicio. El sufrió la muerte por cada ser humano, y debido a esto manifiesta un interés conmovedor y profundo en cada uno.9TPI 177.4

    Una persona puede estar tratando de servir a Dios, pero puede ser que se vea asaltada por tentaciones internas y externas. Satanás y sus ángeles lo instan y tientan para que cometa transgresiones. Tal vez caiga presa de sus tentaciones. ¿Cómo lo tratan sus hermanos? ¿Le hablan con aspereza y descomedimiento alejándolo así más aún del Salvador? ¡Qué espectáculo triste para ser presenciado por Cristo y sus ángeles!9TPI 178.1

    Recordemos que estamos luchando y cayendo, fallando en palabra y acción en representar a Cristo, fallando en levantarnos nuevamente, desalentándonos y esperando. Cuidemos de no actuar duramente hacia quienes, lo mismo que nosotros, son objeto de tentación y que, como nosotros, son el objeto del amor infalible de Cristo. 9TPI 178.2

    *****

    Dios trata con los hombres como seres responsables. Obrará mediante su Espíritu por medio de la mente con que ha dotado a los seres humanos, si éstos le dan la oportunidad de trabajar y reconocen sus esfuerzos. Desea que cada uno emplee su mente y conciencia por sí mismo. No es su intención que un hombre se convierta en la sombra de otro ni que exprese solamente los sentimientos de otra persona.9TPI 178.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents