Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Testimonios para la Iglesia, Tomo 9

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    En las ciudades del este

    Se me ha indicado que el mensaje debiera ser predicado con nuevo poder en las ciudades del este [de los Estados Unidos]. En muchas de esas ciudades, los mensajes del primer ángel y del segundo fueron anunciados durante el movimiento de 1844. A nosotros, como siervos de Dios, se nos ha confiado el mensaje del tercer ángel, en el cual culmina la obra de los precedentes para preparar un pueblo para la venida del Rey. Debemos realizar todos los esfuerzos que podamos para hacer conocer la verdad a aquellos que están dispuestos a oírla, y muchos la escucharán. En todas las grandes ciudades Dios tiene almas sinceras, deseosas de saber lo que es la verdad.9TPI 80.5

    El tiempo es corto; el Señor desea que todo lo que se relaciona con su obra sea puesto en orden. Desea que su solemne mensaje de amonestación e invitación sea proclamado tan extensamente como puedan darlo sus mensajeros. Nada debemos tolerar en nuestros planes que pudiera impedir su marcha. “Repite el mensaje, repite el mensaje”, tales son las palabras que me fueron dirigidas en muchas ocasiones. “Di a mi pueblo que debe repetir el mensaje en aquellas localidades donde fue anunciado al principio, y donde una iglesia tras otra se decidieron por la verdad, y el poder de Dios testificaba notablemente con respecto al mensaje”.9TPI 81.1

    Durante años, los primeros obreros de nuestra obra lucharon contra la pobreza, expuestos a numerosas privaciones para asegurar a la verdad presente una situación ventajosa. Con pocos recursos trabajaron sin descanso, y Dios bendijo sus humildes esfuerzos. El mensaje fue proclamado con poder en el este y de allí se expandió hacia el oeste, hasta que en muchos lugares se crearon centros de influencia. Puede ser que hoy nuestros obreros no tengan que pasar por las privaciones de los primeros tiempos; pero las condiciones más favorables no debieran inducirnos a disminuir nuestros esfuerzos.9TPI 81.2

    Y ahora que el Señor nos ordena proclamar de nuevo el mensaje con poder en el este, y nos manda entrar en las ciudades del norte, sur, este y oeste, ¿no responderemos a su llamamiento como un solo hombre? ¿No haremos planes para mandar nuestros mensajeros a todos los campos y para sostenerlos generosamente? ¿No irán los ministros de Dios a aquellas grandes urbes para amonestar a las multitudes? ¿Para qué sirven nuestras asociaciones, si no es para proseguir la obra?9TPI 81.3

    Se ha comenzado a proclamar el mensaje del tercer ángel en la ciudad de Washington y en otras ciudades del sur y el este del país; pero si queremos satisfacer las expectativas del Señor, tendremos que trazar planes para hacer avanzar y extender la obra. Debemos dedicamos a esta obra con una perseverancia que no permita ninguna disminución de nuestros esfuerzos, hasta que veamos la salvación de Dios.9TPI 81.4

    En Portland, Maine; en Boston y las ciudades circundantes; en Nueva York y las populosas ciudades cercanas; en Filadelfia, Baltimore y Washington, el Señor desea que proclamemos con poder el mensaje del tercer ángel. No podemos ejercer ese poder por nosotros mismos, pero podemos escoger hombres capaces e instarlos a aprovechar las oportunidades y proclamar el mensaje con el poder del Espíritu Santo. Debemos trazar planes para enviar a esas ciudades hombres capaces que puedan presentar el mensaje del tercer ángel en una forma tan definida que lo haga penetrar hasta el corazón de la gente. No podemos danos el lujo de colocar a hombres de esta clase en un solo lugar para que hagan la obra que otros podrían hacer.9TPI 82.1

    Y mientras esos obreros hablen de la verdad, la pongan en práctica y oren por su progreso, Dios conmoverá los corazones. Si trabajan con todo el poder que Dios les concede, con un corazón humilde y confiado enteramente en él, sus labores no quedarán sin fruto. Los esfuerzos resueltos hechos con el propósito de comunicar a las almas el conocimiento de la verdad para nuestra época serán secundados por los santos ángeles, y muchas almas se salvarán.9TPI 82.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents