Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Obreros Evangélicos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La esposa del predicador

    En lo pasado, las esposas de los predicadores sufrían necesidad y persecución. Cuando sus esposos sufrían encarcelamiento, y a veces la muerte, esas mujeres nobles y abnegadas sufrían con ellos, y su recompensa era igual a la concedida al esposo. La Sra. de Boardman y la Sra. de Judson sufrieron por la verdad,—sufrieron con sus compañeros. Sacrificaron hogares y amigos en todo sentido de la palabra, para ayudar a sus compañeros en la obra de iluminar a aquellos que moraban en tinieblas; para revelarles los misterios ocultos de la Palabra de Dios. Su vida estaba constantemente en peligro. La salvación de las almas era su gran objetivo, y por él podían sufrir gustosamente....OE 212.1

    Si la esposa del predicador lo acompaña en sus viajes, no debe ir para su propio placer, para hacer visitas y ser atendida, sino para trabajar con él. Debe tener igual interés que el de él por hacer bien. Debe estar dispuesta a acompañar a su esposo, si no se lo impiden los cuidados del hogar, y ayudarle en sus esfuerzos por salvar almas. Con mansedumbre y humildad, aunque con noble confianza en sí misma, debe ejercer una influencia dominante sobre las mentes de quienes la rodean, y debe desempeñar su parte y llevar su cruz y carga en la reunión, en derredor del altar de la familia y en la conversación en el hogar. Esto es lo que la gente espera de ella, y con derecho. Si estas expectaciones no se realizan, más de la mitad de la influencia del esposo queda destruida.OE 212.2

    La esposa del predicador puede hacer mucho bien si quiere. Si posee el espíritu de renunciamiento, y siente amor por las almas, puede hacer a su lado casi tanto bien como él. Una obrera en la causa de la verdad puede comprender y alcanzar, especialmente entre las hermanas, ciertos casos que el predicador no puede alcanzar.OE 213.1

    Recae sobre la esposa del predicador una responsabilidad que ella no debe ni puede desechar con ligereza. Dios le pedirá cuenta del talento que le prestó y de sus intereses. Ella debe trabajar con fervor y fidelidad, y en unión con su esposo, para salvar almas. Nunca debe imponer sus deseos, ni expresar falta de interés en la obra de su esposo, ni espaciarse en sentimientos de nostalgia y descontento. Todos estos sentimientos naturales deben ser dominados. Debe tener un propósito en la vida, y llevarlo a cabo sin la menor vacilación. ¡Qué importa que esto esté en conflicto con los sentimientos, placeres y gustos naturales! Estos deben ser sacrificados alegre y gustosamente, a fin de hacer bien y salvar almas.OE 213.2

    Las esposas de los predicadores deben vivir una vida de consagración y oración. Pero algunas quisieran gozar una religión sin cruces, que no pida abnegación ni esfuerzo de parte suya. En vez de portarse noblemente, apoyándose en Dios para obtener fuerza, y llevando su responsabilidad individual, durante gran parte del tiempo han dependido de otros, sacando su vida espiritual de ellos. Si quisieran tan sólo apoyarse confiadamente, como niños, en Dios, y concentrar sus afectos en Jesús, sacando su vida de Cristo, la vid viviente, ¡cuánto bien podrían hacer, qué ayuda podrían ser para otros, qué apoyo prestarían a sus esposos; y qué recompensa tendrían al fin! Las palabras: “Bien, buen siervo y fiel,” sonarían en sus oídos como suave música. Las palabras: “Entra en el gozo de tu Señor,” las recompensarían mil veces de todos los sufrimientos y las pruebas soportados para salvar almas preciosas.—Testimonies for the Church 1:451-453.OE 213.3

    *****

    Si entran en la obra hombres casados, dejando a sus esposas en casa para que cuiden a los niños, la esposa y madre está haciendo una obra tan grande e importante como la que hace el esposo y padre. Mientras que el uno está en el campo misionero, la otra es misionera en el hogar, y con frecuencia sus ansiedades y cargas exceden en mucho a las del esposo y padre. La obra de la madre es solemne e importante, a saber, la de amoldar las mentes y formar el carácter de sus hijos, prepararlos para ser útiles en esta vida, e idóneos para la venidera, inmortal.OE 214.1

    El esposo puede recibir honores de los hombres en el campo misionero, mientras que la que se afana en casa no recibe reconocimiento terreno alguno por su labor; pero si trabaja en pro de los mejores intereses de su familia, tratando de formar su carácter según el Modelo divino, el ángel registrador la anotará como uno de los mayores misioneros del mundo. OE 214.2

    *****

    La esposa del predicador puede ser de gran ayuda a su esposo en cuanto a aliviar su carga, si mantiene su propia alma en el amor de Dios. Puede enseñar la Palabra a sus hijos. Puede manejar su casa con economía y discreción. Unida a su esposo, puede educar a sus hijos en hábitos de economía, y enseñarles a restringir sus necesidades.OE 214.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents