Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Obreros Evangélicos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El cuidado en los modales y la indumentaria

    El predicador debe recordar que su porte en el púlpito, su actitud, su manera de hablar, su traje, producen en sus oyentes impresiones favorables o desfavorables. Debe cultivar la cortesía y el refinamiento de los modales, y conducirse con una tranquila dignidad conveniente a su alta vocación. La solemnidad y cierta autoridad piadosa mezclada con mansedumbre, deben caracterizar su porte. La grosería y tosquedad no se han de tolerar en la vida común, y mucho menos en la obra del ministerio. La actitud del predicador debe estar en armonía con las verdades santas que proclama. Sus palabras deben ser en todo respecto sinceras y bien elegidas.OE 181.1

    Los predicadores no están facultados para actuar en el púlpito como actores de teatro, asumiendo actitudes y haciendo gestos meramente por el efecto de ello. No son actores, sino maestros de la verdad. Las acciones desmañadas y turbulentas no prestan fuerza a la verdad pronunciada; por el contrario, desagradan a los hombres y mujeres de juicio tranquilo y opiniones rectas.OE 181.2

    El predicador que haya aprendido de Cristo, estará siempre consciente de que es mensajero de Dios, comisionado por él para hacer una obra cuya influencia ha de perdurar durante toda la eternidad. No debe de ningún modo formar parte de su objeto el llamar la atención a sí mismo, su saber o capacidad. Todo su propósito debe reducirse a traer a los pecadores al arrepentimiento, señalándoles, por precepto y ejemplo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Debe hablar con plena conciencia de que posee poder y autoridad de Dios. Sus discursos deben tener una seriedad, un fervor, una fuerza de persuasión, que induzcan a los pecadores a buscar refugio en Cristo.OE 181.3

    El cuidado en el vestir es de importante consideración. El predicador debe vestir de una manera que cuadre con la dignidad de su posición. Algunos predicadores han fracasado en este respecto. En algunos casos no sólo han manifestado falta de gusto y de ordenado arreglo de su traje, sino que éste carecía de aseo y buen aspecto.OE 182.1

    El Dios del cielo cuyo brazo mueve el mundo, quien nos da vida y guarda en buena salud, queda honrado o deshonrado por la indumentaria de los que ofician en honor suyo. El dió a Moisés instrucciones especiales acerca de cuanto se relacionaba con el servicio del tabernáculo, y especificó el traje que debían llevar los que habían de ministrar ante él. “Harás vestidos sagrados a Aarón tu hermano, para honra y hermosura,”1Éxodo 28:2. fué la indicación dada a Moisés. Todo lo relacionado con el atavío y porte de los sacerdotes debía ser de tal índole que impresionase al espectador con un sentimiento de la santidad de Dios. del carácter sagrado de su culto, y de la pureza requerida de aquellos que se allegaban a su presencia.OE 182.2

    No se permitía a los sacerdotes entrar en el santuario con los pies calzados; porque las partículas de polvo adheridas al calzado habrían profanado el lugar santo. Debían dejar sus zapatos en el patio antes de entrar en el santuario, y también lavarse las manos y los pies antes de ministrar en el tabernáculo o ante el altar de los holocaustos. Así se enseñaba constantemente la lección de que toda contaminación debe ser puesta a un lado por aquellos que quieren allegarse a la presencia de Dios.OE 182.3

    La influencia del predicador negligente en su modo de vestir desagrada a Dios, y crea en los oyentes la impresión de que él considera la obra en la cual está empeñado como si no fuese más sagrada que el trabajo manual común. Y no sólo esto, sino que en vez de demostrarles la importancia de que la indumentaria sea adecuada y de buen gusto, les da un ejemplo de abandono y falta de aseo, que algunos no tardan en seguir.OE 183.1

    Dios espera que sus ministros, en sus modales e indumentaria, representen adecuadamente los principios de la verdad y el carácter sagrado de su cargo. Han de dar un ejemplo que ayude a hombres y mujeres a alcanzar una norma elevada. OE 183.2

    *****

    Los hombres tienen el poder de apagar el Espíritu de Dios; se les deja la facultad de elegir. Se les da libertad de acción. Pueden ser obedientes por el nombre y la gracia de nuestro Redentor, o desobedientes, y sentir las consecuencias.OE 183.3

    El hombre es responsable por recibir o rechazar la verdad sagrada y eterna. El Espíritu de Dios está de continuo convenciendo, y hay almas que se deciden en pro o en contra de la verdad. ¡Cuán importante es, pues, que cada acto de la vida sea tal que no haya necesidad de arrepentirse de él, especialmente entre los embajadores de Cristo, que obran en su lugar!OE 183.4

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents