Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Obreros Evangélicos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Una obligación solemne

    El diezmo es sagrado, reservado por Dios para sí. Ha de ser traído a su tesorería para ser empleado en el sostén de los obreros evangélicos en su obra. Durante mucho tiempo el Señor ha sido robado porque había quienes no se daban cuenta de que el diezmo es la porción reservada por Dios. Algunos han estado descontentos, y han dicho: “No pagaré más mi diezmo; porque no tengo confianza en el modo en que se manejan las cosas en el centro de la obra.” Pero ¿robaréis a Dios porque os parezca que la dirección de la obra no es correcta? Presentad vuestras quejas, clara y abiertamente, con el debido espíritu, a quienes incumba. Enviad vuestras peticiones para que se ajusten y pongan las cosas en orden; pero no os retiréis de la obra de Dios, ni os demostréis infieles, porque otros no estén haciendo lo recto.OE 238.4

    Leed con cuidado el tercer capítulo de Malaquías, y ved lo que Dios dice acerca del diezmo. Si nuestras iglesias quieren basarse firmemente en la Palabra del Señor, y ser fieles en pagar su diezmo a su tesorería, más obreros serán animados a emprender la obra ministerial. Habría más hombres que se dedicarían al ministerio si no se les hablase de la tesorería exhausta. Debiera haber abundante provisión en la tesorería, y la habría si corazones y manos egoístas no hubiesen retenido los diezmos, ni los hubiesen empleado para sostener otros ramos de trabajo.OE 239.1

    Los recursos reservados por Dios no se han de emplear de tal modo azaroso. El diezmo pertenece al Señor, y los que estorban sus planes serán castigados con la pérdida de su tesoro celestial, a menos que se arrepientan. No siga siendo impedida la obra por haber sido distraído el diezmo en varios conductos diferentes de aquel al cual el Señor dijo que debía ir. Ha de hacerse provisión para estos otros ramos de trabajo, los cuales han de ser sostenidos, pero no por el diezmo. Dios no ha cambiado; el diezmo ha de ser usado todavía en el sostén del ministerio. El abrir nuevos campos requiere más ministros eficientes de los que tenemos ahora, y debe haber recursos en la tesorería.OE 239.2

    A aquellos que salen como predicadores les incumbe una solemne responsabilidad, que es extrañamente descuidada. A algunos les gusta predicar, pero no dedican labor personal a las iglesias. Hay gran necesidad de instrucción acerca de las obligaciones y deberes hacia Dios, especialmente acerca de pagar honradamente el diezmo. Nuestros predicadores se sentirían tristemente agraviados si no se les pagase puntualmente por su trabajo; pero ¿quieren ellos considerar que debe haber alimento en la tesorería de Dios para sostener a los obreros? Si ellos dejan de cumplir con todo su deber en educar a la gente a ser fiel en pagar a Dios lo suyo, habrá déficit de recursos en la tesorería para llevar a cabo la obra del Señor.OE 240.1

    El sobreveedor de la grey de Dios debe desempeñar fielmente su deber. Si él asume la actitud de que, porque no le agrada, lo dejará para que lo haga otro, no es un obrero fiel. Lea en Malaquías las palabras en que el Señor acusa a su pueblo de haberle robado al retener los diezmos. El poderoso Dios declara: “Malditos sois con maldición.”2Malaquías 3:9. Cuando el que ministra en palabra y doctrina ve que la gente sigue una conducta que le reportará maldición, ¿cómo puede descuidar su deber de darles instrucción y amonestación? A cada miembro de la iglesia debe enseñársele a ser fiel en cuanto a pagar honradamente el diezmo.”—Testimonies for the Church 9:246-251.OE 240.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents