Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Obreros Evangélicos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Cristo como maestro

    El Redentor del mundo anduvo haciendo bienes. Cuando estaba delante de la gente, diciéndoles las palabras de verdad eterna, ¡con qué fervor observaba los cambiantes rostros de sus oyentes! Las caras que expresaban profundo interés y placer al escuchar sus palabras, le proporcionaban gran satisfacción. Y cuando la verdad, claramente expresada, hacía alusión a algún pecado o ídolo acariciado, él notaba el cambio en el rostro, la expresión fría, severa y resentida, que indicaban que la verdad no era bienvenida. Jesús sabía que la clara reprensión del pecado era precisamente lo que sus oyentes necesitaban; y que la luz que él derramaba en las oscurecidas cámaras de sus mentes habría sido para ellos la mayor bendición, si la hubiesen aceptado.OE 49.1

    La obra de Cristo consistía en trazar en líneas sencillas, de fácil comprensión, verdades que, obedecidas, reportarían paz y felicidad al alma. Podía mirar debajo de la superficie, y ver los pecados acariciados que arruinaban la vida y el carácter, y separaban las almas de Dios. El señalaba estos pecados, a fin de que todos pudiesen verlos en la verdadera luz, y desecharlos. En algunos que presentaban el exterior más endurecido, él discernía personas que daban esperanzas. El sabía que responderían a la luz, y que llegarían a ser verdaderos seguidores suyos.OE 49.2

    Cuando las saetas de la verdad atravesaban los corazones de los oyentes de Cristo, derribando las vallas de egoísmo y produciendo humillación, contrición, y finalmente gratitud, el corazón del Salvador se alegraba. Cuando sus ojos examinaban la muchedumbre que lo rodeaba, y entre ella reconocía las mismas caras que había visto en ocasiones anteriores, su rostro expresaba gozo, porque había personas que daban esperanzas de ser súbditos de su reino.OE 49.3

    Los mensajeros de Cristo, aquellos a quienes él manda en su lugar, deberán tener los mismos sentimientos, el mismo interés ferviente. Y aquellos que están tentados a pensar que su labor no es apreciada, y se inclinan a desalentarse, deben recordar que Jesús tenía que vérselas con corazones tan duros como los que ellos hallan, y que tuvo una experiencia tan penosa como la que ellos tienen o pueden llegar a tener. El enseñaba a la gente con amor paciente. Su sabiduría profunda y escrutadora conocía las necesidades de cada alma que estuviese entre sus oyentes; y cuando los veía rechazar el mensaje de paz y amor que él vino a darles, su corazón sentía una angustia muy profunda.OE 50.1

    El Redentor del mundo no vino con ostentación exterior, o grandes muestras de sabiduría mundana. Los hombres no podían ver, bajo el disfraz de la humanidad, la gloria del Hijo de Dios. Fué “despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto.” Fué para ellos “como raíz de tierra seca,” sin “parecer en él, ni hermosura”1Isaías 53:3, 2. que se lo hiciese desear. Pero él declaró: “El Espíritu del Señor Jehová es sobre mí, porque me ungió Jehová; hame enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos y a los presos abertura de la cárcel.”2Isaías 61:1.OE 50.2

    Cristo se allegaba a la gente dondequiera que ésta se hallara. Presentaba la clara verdad a sus mentes de la manera más fuerte y con el lenguaje más sencillo. Los humildes pobres, los más ignorantes, podían comprender, por fe en él, las verdades más sublimes. Nadie necesitaba consultar a los sabios doctores acerca de lo que quería decir. No dejaba perplejos a los ignorantes con inferencias misteriosas, ni empleaba palabras inusitadas y sabias, que ellos no conociesen. El mayor Maestro que el mundo haya conocido, fué el más explícito, claro y práctico en su instrucción. OE 51.1

    *****

    “Aquél era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene a este mundo.”3Juan 1:9, 12, 18. El mundo había tenido sus grandes maestros, hombres de intelecto gigantesco y admirables investigaciones, hombres cuyas declaraciones habían estimulado el pensamiento y abierto a la vista vastos campos de saber; y estos hombres habían sido honrados como guías y benefactores de su raza. Pero hay Uno que se destaca por encima de todos ellos. “A todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios.” “A Dios nadie le vió jamás: el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le declaró.”3Juan 1:9, 12, 18.OE 51.2

    Podemos remontar la línea de los grandes maestros del mundo hasta donde alcanzan los anales humanos; pero la Luz estaba antes que ellos. Así como el brillo de la luna y las estrellas del sistema solar es reflejo de la luz del sol, también, en cuanta verdad contenga su enseñanza, reflejan los grandes pensadores del mundo los rayos del Sol de Justicia. Cada gema de pensamiento, cada destello del intelecto, proviene de la Luz del mundo.OE 51.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents