Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Obreros Evangélicos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Consideración para con los que luchan con dificultades

    Durante años se ha manifestado falta de prudencia al tratar con los hombres que emprenden y llevan adelante la obra del Señor en lugares difíciles. Muchas veces, estos hombres trabajan mucho más de lo que les permiten las fuerzas. Tienen poco dinero que invertir para el progreso de la obra, y para fomentarla están obligados a hacer sacrificios. Trabajan por un sueldo reducido, y practican la economía más estricta. Dirigen a la gente llamamientos por recursos, y ellos mismos dan un ejemplo de generosidad. Alaban a Dios por lo que se hace dándose cuenta de que él es el autor y consumador de su fe, y de que es por su poder como pueden hacer progresos.OE 507.1

    Algunas veces, después que estos obreros soportaron la carga y el calor del día, y mediante esfuerzos pacientes y perseverantes establecieron una escuela, un sanatorio, o algún otro interés para el progreso de la obra, sus hermanos deciden que algún otro hombre podría hacer algo mejor, y que, por lo tanto, debe encargarse de la obra que los primeros estuvieron haciendo. En algunos casos, la decisión se toma sin dar la debida consideración y crédito a los que soportaron la parte desagradable de la tarea que trabajaron, oraron y lucharon, poniendo en sus esfuerzos todas sus fuerzas y energías.OE 507.2

    Esta manera de tratar a sus obreros no agrada a Dios. El pide de sus hijos que sostengan las manos de aquellos que edifican la obra en lugares nuevos y difíciles, y que les dirijan palabras de aliento y estímulo.OE 507.3

    En su ardor y celo por el progreso de la causa, pueden estos obreros cometer errores. Puede ser que, en su deseo de obtener recursos para el sostén de empresas necesitadas, adopten proyectos que no sean para el mejor beneficio de la obra. El Señor, viendo que estos proyectos los apartarían de lo que él desea que hagan, permite que se queden chasqueados, que sus esperanzas se frustren. Se sacrifica dinero, y esto causa grave pesar a los que acariciaban la esperanza de obtener recursos para el sostén de la causa.OE 508.1

    Mientras los obreros estaban imponiendo fuerte tensión a cada nervio suyo para recoger recursos con que ayudarlos en una emergencia, algunos de sus hermanos se mantenían a un lado, criticando y expresando recelos y prejuicios acerca de los motivos que tenían los sobrecargados obreros, y dificultaban su obra. Cegados por el egoísmo, estos censores no discernían que sus hermanos estaban bastante afligidos sin la crítica de hombres que no habían llevado pesadas cargas y responsabilidades. El chasco es una gran prueba, pero el amor cristiano puede trocar la derrota en victoria. Los reveses enseñan a ser precavidos. Aprendemos por las cosas que sufrimos. Así obtenemos experiencia.OE 508.2

    Manifiéstese cuidado y prudencia al tratar con obreros que, aunque hayan cometido errores, revelaron un interés ferviente y abnegado en la obra. Digan sus hermanos: “No empeoraremos las cosas poniendo a otro en vuestro lugar, sin daros oportunidad de reparar vuestro error, y de hallaros en terreno ventajoso, libres de la carga de una crítica injusta.” Denles tiempo de acomodarse, de vencer las dificultades que los rodean, y de presentarse ante los ángeles y los hombres como obreros dignos. Cometieron equivocaciones, pero ¿habrían hecho mejor los que los pusieron en tela de juicio y los criticaron? A los fariseos acusadores Cristo dijo: “El que de vosotros esté sin pecado, arroje contra ella la piedra el primero.”1Juan 8:7.OE 508.3

    Hay quienes expresan prematuramente su deseo de reformar cosas que les parecen defectuosas. Les parece que debieran ser elegidos para reemplazar a aquellos que cometieron errores. Rebajan el valor de lo que estos obreros hicieron mientras que otros los miraban y los criticaban. Por sus acciones, dicen: “Puedo hacer grandes cosas; puedo llevar la obra adelante con éxito.” Se me ha indicado que diga a los que se creen tan capaces de evitar los errores: “No juzguéis, para que no seáis juzgados.”2Mateo 7:1. Podría ser que evitaseis errores en algunos puntos, pero estáis expuestos a equivocaros gravemente en otras cosas, que sería muy difícil remediar, y que producirían confusión en la obra. Estos errores podrían causar más daño que los que hicieron vuestros hermanos.OE 509.1

    La instrucción que me ha sido dada es que los hombres que echan los cimientos de una obra y que, frente a los prejuicios luchan hacia adelante, no han de ser puestos en una luz desfavorable, a fin de que otros puedan ocupar sus puestos. Hay obreros fervientes que, a pesar de las críticas de algunos de sus hermanos, han avanzado en la obra que Dios les dijo que debía hacerse. Si se los sacase ahora de su puesto de responsabilidad, se haría una impresión injusta para con ellos y desfavorable para la obra, porque los cambios hechos serían considerados como una justificación de las críticas injustas y de los prejuicios existentes. El Señor desea que no se dé ningún paso que haría injusticia a los que han trabajado durante largo tiempo y con fervor para edificar la obra que les fué dada.OE 509.2

    Se hacen muchos cambios que sería mejor no hacer nunca. Muchas veces, cuando los obreros se quedan descontentos, en vez de animárselos a quedar donde están y a obtener éxito en su obra, se los envía a otro lugar. Pero llevan consigo los mismos rasgos de carácter que en lo pasado dañaron su obra. Manifestarán el mismo espíritu contrario al de Cristo; porque no aprendieron la lección de un servicio paciente y humilde.OE 510.1

    Ruego que se establezca un diferente estado de cosas. Deben hacerse cambios en los grupos de obreros de nuestras asociaciones e instituciones. Deben buscarse hombres de eficiencia y consagración y estimulárselos a relacionarse con los que llevan cargas, para ayudarlos y colaborar con ellos. Debe haber una unión armoniosa entre los nuevos y los antiguos, en el espíritu de amor fraternal. Pero no se hagan abruptamente cambios de dirección, de manera que se produzca desaliento en aquellos que trabajaron con ardor y éxito para hacer progresar la obra. Dios no sancionará nada que se haga para desalentar a sus siervos fieles. Sigan los principios de justicia aquellos cuyo deber consiste en obtener la dirección más eficiente para nuestras casas editoriales, nuestros sanatorios y nuestras escuelas.OE 510.2

    Dios pide obreros. La causa necesita hombres que se hayan formado a sí mismos, que, poniéndose en las manos del Señor como humildes aprendices, hayan demostrado ser colaboradores suyos. Estos son los hombres que se necesitan en el ministerio y en la obra escolar. Avancen los que demostraron ser hombres, y hagan lo que puedan en el servicio del Maestro. Entren en las filas de los obreros, y por esfuerzos pacientes y continuos, demuestren su valía. Es en el agua, no en la tierra, donde aprendemos a nadar. Desempeñen con fidelidad el puesto al cual sean llamados, para calificarse para llevar responsabilidades siempre mayores. Dios da a todos oportunidad de perfeccionarse en su servicio.... OE 510.3

    *****

    Dios ha dotado a algunos de sus siervos de talentos especiales, y nadie está llamado a despreciar su excelencia. Pero no emplee ninguno sus talentos para ensalzarse a sí mismo. No se considere como más favorecido que sus semejantes, ni se ensalce sobre los demás obreros sinceros y fervientes. El Señor mira el corazón. El que es más consagrado al servicio de Dios es el más altamente estimado por el universo celestial.OE 511.1

    El cielo está vigilando para ver cómo desempeñan su mayordomía los que ocupan posiciones de influencia. Las demandas que se les hacen como mayordomos se miden por la extensión de su influencia. En su trato con sus semejantes, deben ser como padres,—justos, tiernos, veraces. Deben ser semejantes a Cristo en carácter, uniéndose con sus hermanos en los más íntimos vínculos de unidad y compañerismo.—Testimonies for the Church 7:277-282.OE 511.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents