Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Obreros Evangélicos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La consagración

    A fin de que un hombre tenga éxito como predicador, es esencial algo más que el conocimiento obtenido de los libros. El que trabaja por las almas necesita consagración, integridad, inteligencia, laboriosidad, energía y tacto. Poseyendo estas calificaciones, ningún hombre puede ser inferior; sino que, al contrario, ejercerá poderosa influencia para bien. OE 116.1

    *****

    Cristo puso sus deseos en conformidad estricta con su misión,—la misión que llevaba las insignias del cielo. El subordinó todo a la obra que vino a hacer en este mundo. Cuando, en su juventud, su madre lo encontró en la escuela de los rabinos, y le dijo: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con dolor,” él contestó: “¿Qué hay? ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me conviene estar?”1Lucas 2:48, 49.OE 116.2

    La misma devoción, la misma consagración, la misma sujeción a los requisitos de la Palabra de Dios, que eran manifiestas en Cristo, deben verse en sus siervos. El dejó su hogar de seguridad y paz, dejó la gloria que tenía con el Padre antes que el mundo fuese, dejó su posición en el trono del universo, y salió, como hombre de sufrimientos, tentado; salió a la soledad, para sembrar en lágrimas, para regar con su sangre la semilla de vida para un mundo perdido.OE 116.3

    Sus siervos deben salir asimismo para sembrar. Cuando fué llamado a ser sembrador de la semilla de verdad, le fué dicho a Abrahán: “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.”2Génesis 12:1. “Y salió sin saber dónde iba,”3Hebreos 11:8. como portaluz de Dios, para mantener vivo su nombre en la tierra. El abandonó su país, su hogar, sus parientes, y todos los agradables recuerdos asociados con su vida terrena, para hacerse peregrino y extranjero.OE 117.1

    Asimismo al apóstol Pablo, mientras oraba en el templo de Jerusalén, le llegó el mensaje: “Ve, porque yo te tengo que enviar lejos a los gentiles.”4Hechos 22:21. Así también los que son llamados a unirse con Cristo deben abandonarlo todo para seguirle. Deben romper relaciones antiguas, renunciar a ciertos planes de vida, y entregar esperanzas terrenas. Mediante labor y lágrimas, en soledad y con sacrificio, debe sembrarse la semilla.OE 117.2

    Aquellos que consagran cuerpo, alma y espíritu a Dios, recibirán constantemente nueva dotación de poder físico, mental y espiritual. Las inagotables provisiones del cielo están a su disposición. Cristo les da el aliento de su propio Espíritu, la vida de su propia vida. El Espíritu Santo pone por obra sus energías más sublimes en el corazón y la mente. La gracia de Dios amplía y multiplica sus facultades, y toda perfección de la naturaleza divina acude en su ayuda en la obra de salvar almas. Por la cooperación con Cristo son hechos completos en él, y en su debilidad humana quedan habilitados para hacer las obras de la Omnipotencia.OE 117.3

    El Redentor no aceptará un servicio a medias. Diariamente el que trabaja para Dios debe aprender el significado de la entrega propia. Debe estudiar la Palabra de Dios, aprender su significado y obedecer sus preceptos. Así puede alcanzar el nivel de la excelencia cristiana. Día tras día Dios obra con él, perfeccionando el carácter que ha de subsistir en el tiempo de la prueba final. Y día tras día el creyente está verificando ante hombres y ángeles un experimento sublime, demostrando lo que el Evangelio puede hacer por los seres humanos caídos.OE 118.1

    Cuando Cristo llamó a sus discípulos para que le siguieran, no les ofreció halagüeñas perspectivas para esta vida. No les prometió ganancias ni honores mundanales, ni tampoco hizo estipulación alguna acerca de lo que recibirían. A Mateo, que estaba sentado cobrando impuestos, el Salvador le dijo: “Sígueme. Y se levantó, y le siguió.”5Mateo 9:9. Antes de prestar sus servicios, Mateo no aguardó para reclamar salario seguro, equivalente a la cantidad que recibía en su ocupación anterior. Sin preguntar nada ni vacilar, siguió a Jesús. Le bastaba estar con el Salvador, para poder oír sus palabras y unirse a él en su obra.OE 118.2

    Así había sucedido con los discípulos anteriormente llamados. Cuando Jesús invitó a Pedro y sus compañeros a seguirle, ellos dejaron inmediatamente sus botes y sus redes. Algunos de estos discípulos tenían personas amadas que dependían de ellos para su sostén; pero cuando recibieron la invitación del Salvador, no vacilaron ni le preguntaron: ¿Cómo viviré y sostendré mi familia? Fueron obedientes al llamado, y cuando más tarde Jesús les preguntó: “Cuando os envié sin bolsa, y sin alforja, y sin zapatos, ¿os faltó algo?” pudieron contestar: “Nada.”6Lucas 22:35.OE 118.3

    Hoy día el Salvador nos llama, como llamó a Mateo, Juan y Pedro, a su obra. Si nuestros corazones han sido conmovidos por su amor, la cuestión de la compensación no ocupará el lugar supremo en nuestra consideración. Nos alegraremos de ser colaboradores de Cristo, y no temeremos confiar en su cuidado. Si confiamos en Dios para obtener fuerza, tendremos claras percepciones del deber y aspiraciones abnegadas; nuestra vida será regida por un propósito noble, que nos elevará por encima de motivos sórdidos.OE 119.1

    Muchos de aquellos a quienes el Señor podría emplear no quieren oír ni obedecer su voz por encima de todas las demás. La parentela y los amigos, los hábitos y asociaciones anteriores, tienen tan fuerte influencia sobre ellos que Dios puede darles tan sólo poca instrucción, puede comunicarles tan sólo poco conocimiento de sus propósitos. El Señor haría mucho más por sus siervos si ellos se consagrasen completamente a él, y pusiesen su servicio por encima de los vínculos de parentesco y todas las otras relaciones terrenas.OE 119.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents