Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Obreros Evangélicos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    El cuidado de los obreros

    Debe hacerse alguna provisión para el cuidado de los ministros y otros fieles siervos de Dios que por la exposición a la intemperie o por recargo de trabajo en su causa hayan enfermado y necesiten descansar para recuperar su salud, o que por la edad o pérdida de la salud ya no puedan llevar la carga y el calor del día. Muchas veces los ministros son destinados a un campo de labor que ellos saben será perjudicial para su salud; pero, como no quieren rehuir los lugares penosos, se aventuran a ir, con la esperanza de ser una ayuda y una bendición para la gente. Después de un tiempo, encuentran que su salud decae. Se prueba un cambio de clima y de trabajo, sin obtener alivio; y entonces, ¿qué han de hacer?OE 441.1

    Estos obreros fieles, que, por amor a Cristo, renunciaron a las perspectivas mundanales, eligiendo la pobreza antes que el placer o las riquezas que, olvidándose de sí mismos, han trabajado ardorosamente para ganar almas para Cristo; que dieron liberalmente para promover diversas empresas en la causa de Dios, y así cayeron en la batalla, cansados y enfermos, y sin recursos para sostenerse, no deben ser abandonados para que luchen en la pobreza y los padecimientos, o para que sientan que son una carga. Cuando les sobreviene la enfermedad o alguna dolencia, nuestros obreros no deben sentirse recargados con la ansiosa preocupación: “¿Qué será de mi esposa y de mis hijos, ahora que yo no puedo trabajar para suplir sus necesidades?” No es sino justo que se haga provisión para satisfacer las necesidades de estos obreros fieles y de aquellos que de ellos dependen.OE 441.2

    Se hace provisión generosa para los veteranos que pelearon por su patria. Estos hombres llevan cicatrices y dolencias a través de toda la vida, que hablan de sus peligrosas contiendas, de sus marchas forzadas, de su exposición a las tempestades, de sus sufrimientos en la cárcel. Todas estas pruebas de su lealtad y abnegación les dan derecho para con la nación que ayudaron a salvar,—un derecho al cual se da reconocimiento y honor. Pero ¿qué provisión han hecho los adventistas del séptimo día para los soldados de Cristo?OE 442.1

    Nuestro pueblo no ha sentido como debiera la necesidad de este asunto, y por lo tanto, lo ha descuidado. Las iglesias han sido negligentes, y aunque la luz de la Palabra de Dios ha estado resplandeciendo sobre su senda, han descuidado este deber muy sagrado. Al Señor le desagrada mucho esta negligencia para con sus siervos fieles. Nuestros hermanos deben estar tan dispuestos a ayudar a estas personas cuando se hallan en circunstancias adversas como lo estuvieron para aceptar sus recursos y servicio cuando gozaban de salud.OE 442.2

    Dios nos ha impuesto la obligación de dar atención especial a los pobres que haya entre nosotros. Pero estos ministros y obreros no han de contarse entre los pobres. Ellos se han hecho en los cielos un tesoro que no falta. Sirvieron a la asociación en su necesidad, y ahora la asociación debe servirles a ellos.OE 442.3

    Cuando se nos presentan casos de esta clase, no debemos pasarlos por alto. No debemos decir: “Calentaos y hartaos,”1Santiago 2:16. sin tomar luego medidas activas para suplir sus necesidades. Esto se ha hecho en lo pasado, y en algunos casos los adventistas del séptimo día han deshonrado así su profesión de fe, dando al mundo ocasión de echar oprobio sobre la causa de Dios.OE 442.4

    Es ahora deber del pueblo de Dios quitar este oprobio proveyendo a estos siervos de Dios de hogares cómodos con unas pocas hectáreas de terreno, en que puedan cultivar lo que necesiten, y sentir que no dependen de la caridad de sus hermanos. ¡Con qué placer y paz considerarían estos cansados obreros un tranquilo hogarcito donde sus justos derechos al descanso serían reconocidos! ...OE 443.1

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents