Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

Obreros Evangélicos

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    La causa de la parálisis moral

    ¿Cómo pueden hombres y mujeres cristianos tolerar este mal? ... La parálisis moral que domina a la sociedad tiene una causa. Las leyes sostienen un mal que mina sus mismos fundamentos. Muchos deploran los males que saben existen ahora pero se consideran libres de toda responsabilidad en el asunto. Esto no puede ser. Cada persona ejerce una influencia en la sociedad. En nuestro favorecido país, cada votante tiene voz para determinar qué leyes regirán la nación. ¿No deben esa influencia y ese voto ser echados del lado de la temperancia y de la virtud? ...OE 401.1

    Podemos invitar a los amigos de la causa de la temperancia a unirse para el conflicto, y tratar de rechazar la marea del mal que desmoraliza al mundo; pero ¿de qué valdrán todos nuestros esfuerzos mientras la venta de las bebidas embriagantes tenga el apoyo de la ley? ¿Deberá permanecer la maldición de la intemperancia para siempre como azote de nuestro país? ¿Habrá de pasar como fuego devorador sobre miles de hogares felices cada año?OE 401.2

    Hablamos de los resultados, temblamos ante los resultados y nos preguntamos qué podemos hacer con los terribles resultados, mientras demasiado a menudo toleramos y aun sancionamos la causa. Los defensores de la temperancia no hacen todo su deber a menos que ejerzan su influencia por precepto y ejemplo—de viva voz, por la pluma y el voto—en favor de la prohibición y abstinencia total. No necesitamos esperar que Dios haga un milagro para producir esta reforma, y así suprima la necesidad de nuestros esfuerzos. Nosotros mismos debemos trabarnos en lucha con este gigantesco enemigo, haciendo nuestro lema: No transigiremos ni cejaremos en nuestros esfuerzos antes de obtener la victoria....OE 401.3

    ¿Qué puede hacerse para rechazar la ascendente marea del mal? Promúlguense e impónganse rígidamente leyes que prohiban la venta y el consumo de alcohol como bebida. Háganse todos los esfuerzos posibles para estimular el regreso del ebrio a la temperancia y la virtud. Pero se necesita aún más para desterrar de nuestro país la maldición de la embriaguez. Suprímase el apetito por las bebidas embriagantes, y su consumo y venta acabarán. Esta obra incumbe en extenso grado a los padres. Observando estricta temperancia, leguen ellos a sus hijos el debido carácter, y luego eduquen y preparen a estos hijos, en el temor de Dios, en hábitos de abnegación y dominio propio. Los jóvenes así educados tendrán energía moral para resistir la tentación, y para do minar el apetito y las pasiones. Permanecerán inconmovibles ante la insensatez y disolución que corrompen la sociedad.OE 402.1

    La prosperidad de una nación depende de la virtud e inteligencia de sus ciudadanos. Para conseguir estas bendiciones, son indispensables hábitos de estricta temperancia. La historia de los reinos antiguos está llena de lecciones amonestadoras para nosotros. El lujo, la complacencia de los sentidos y la disipación prepararon su caída. Resta ver si nuestra república recibirá la advertencia de su ejemplo, y evitará su suerte.—Review and Herald, 8 de noviembre de 1881.OE 402.2

    *****

    Cuando satisface su deseo de licores espirituosos, el hombre voluntariamente se lleva a los labios la copa que rebaja a un nivel más bajo que el bruto al que fué hecho a la imagen de Dios. La razón queda paralizada, el intelecto se adormece, las pasiones animales son excitadas, y entonces siguen los crímenes más viles. Si los hombres quisieran ser templados en todas las cosas, no tocarían, ni gustarían, ni manejarían licores espirituosos ni narcóticos; la razón tendría entonces las riendas del gobierno en sus manos, y manejaría los apetitos y pasiones animales.... La temperancia en todas las cosas, y la negación firme del apetito es el único camino seguro.—Testimonies for the Church 3:561.OE 403.1

    *****

    La pluma de Lutero fué un poder, y sus escritos, distribuidos ampliamente, conmovieron al mundo. Los mismos agentes se hallan a nuestra disposición, con facilidades centuplicadas. Biblias, publicaciones en muchos idiomas, que presentan la verdad para este tiempo, están a nuestra disposición, y pueden ser rápidamente llevados a todo el mundo. Hemos de dar la última amonestación de Dios a los hombres, ¡y cuál no debiera ser nuestro fervor en el estudio de la Biblia y nuestro celo en la difusión de la luz!—Testimonies for the Church 6:403.OE 403.2

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents