Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Única Esperanza

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 27—“No temáis”

    Lucas, en su relato del sepelio del Salvador, habla de las mujeres que estuvieron con él en la crucifixión, y dice: “Al regresar, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el sábado, conforme al mandamiento”. Lucas 23:56.UE 143.1

    El Salvador fue sepultado el viernes, sexto día de la semana. Las mujeres prepararon especias y ungüentos con los cuales embalsamar a su Señor y los guardaron hasta que pasara el sábado. Ni siquiera el trabajo de embalsamar a Jesús quisieron hacerlo en el día de reposo.UE 143.2

    “Cuando pasó el sábado... muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, recién salido el sol”. Marcos 16:1, 2.UE 144.1

    Al acercarse al jardín, se sorprendieron al ver el cielo hermosamente iluminado, y al sentir que la tierra temblaba bajo sus pies. Se apresuraron para llegar a la tumba y quedaron más asombradas todavía al encontrar que la piedra había sido removida y que la guardia romana no estaba allí.UE 144.2

    María Magdalena fue la primera en llegar al lugar. Cuando vio que la piedra había sido quitada, se apresuró a contarlo a los discípulos. Mientras tanto llegaron las otras mujeres y notaron que una luz brillante salía de la tumba. Miraron adentro y vieron que estaba vacía.UE 144.3

    Mientras se demoraban en el lugar, repentinamente observaron a un joven con ropas resplandecientes sentado junto al sepulcro. Era el ángel que había hecho rodar la piedra. Asustadas se volvieron para huir, pero el ángel les dijo:UE 145.1

    “No temáis vosotras, porque yo sé que buscáis a Jesús, que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.UE 145.2

    “E id presto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos y va delante de vosotros a Galilea; allí lo veréis”. Mateo 28:5-7.UE 145.3

    Cuando las mujeres miraron de nuevo dentro del sepulcro, vieron otro ángel resplandeciente que les preguntaba:UE 145.4

    “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea, diciendo: ‘Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día’”. Lucas 24:5-7.UE 145.5

    Los ángeles entonces les explicaron la muerte y resurrección de Cristo. Les recordaron las palabras con que Cristo había anunciado su crucifixión y resurrección. Todo estaba claro para ellas ahora, y con nueva esperanza y valor se apresuraron a regresar para contar las buenas nuevas.UE 145.6

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents