Larger font
Smaller font
Copy
Print
Contents

La Única Esperanza

 - Contents
  • Results
  • Related
  • Featured
No results found for: "".
    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents

    Capítulo 12—El bien pastor

    El Salvador habló de sí mismo como de un pastor y de los discípulos como de su rebaño. Dijo: “Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen”. Juan 10:14.UE 69.1

    Cristo dijo esto para consolar a sus discípulos, ya que pronto los dejaría, y cuando no estuviera más con ellos, recordarían sus palabras.UE 69.2

    Cada vez que vieran a un pastor con su rebaño, pensarían en el amor y el cuidado del Salvador por ellos.UE 69.3

    En las rocosas colinas y en los bosques de aquellas tierras el pastor permanecía con su rebaño tanto de día como de noche, y lo conducía a las orillas del río, donde crecía el pasto verde y delicioso.UE 70.1

    Durante la noche protegía a las ovejas del ataque de las bestias y de los ladrones que a menudo acechaban por las inmediaciones.UE 70.2

    Cuidaba tiernamente de las débiles y las enfermas. Tomaba a los corderitos en sus brazos y los llevaba junto a su pecho.UE 70.3

    Por grande que fuera el rebaño, el pastor conocía a todas sus ovejas. Tenía un nombre para cada una, y las llamaba por él.UE 70.4

    Así Cristo, el Pastor celestial, cuida su rebaño que está esparcido por el mundo. Nos conoce a todos por nuestro nombre, sabe en qué casa vivimos y cómo se llaman sus ocupantes. Cuida de cada uno como si no hubiera otro en todo el mundo.UE 70.5

    El pastor iba delante de sus ovejas y hacía frente a todos los peligros. Luchaba con las bestias salvajes y con los ladrones. A veces el pastor moría defendiendo su rebaño.UE 70.6

    Del mismo modo el Salvador cuida su rebaño de discípulos. Fue delante de nosotros para enfrentar el peligro. Vivió en esta tierra como nosotros, siendo un niño, un joven y un hombre. Venció a Satanás y todas sus tentaciones para que nosotros también podamos vencer.UE 70.7

    Murió para salvarnos y, aunque ahora está en el cielo, no nos olvida ni por un momento. Cuida con seguridad a cada una de sus ovejas. Ninguno de los que lo sigan podrá ser atrapado por el gran enemigo.UE 70.8

    Un pastor podía tener cien ovejas, pero si una faltaba, no se quedaba con las que se hallaban en el redil, sino que salía a buscar a la que se había perdido.UE 70.9

    Solía andar en la noche oscura, en la tormenta, sobre montañas y valles. No descansaba hasta encontrar la oveja perdida.UE 71.1

    Entonces la tomaba en sus brazos y la traía de vuelta al redil. No se quejaba de la larga y dura búsqueda, sino que decía alegremente: “Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido”. Lucas 15:4-7.UE 71.2

    De esta manera vemos que el Salvador y Pastor no cuida solamente a los que se hallan en el redil. El dice: “El Hijo del hombre ha venido para salvar lo que se había perdido”. Mateo 18:11.UE 71.3

    “Os dijo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que de noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento”. Lucas 15:7.UE 71.4

    Todos pecamos y nos hemos apartado del camino de Dios. Por esto Cristo nos compara con ovejas desorientadas que andan fuera del redil. El vino para ayudarnos a vivir sin pecado. A esto le llama traernos de vuelta al aprisco.UE 71.5

    Cuando regresamos con el pastor y dejamos de pecar, Cristo dice a los ángeles en el cielo: “Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido”. Lucas 15:6.UE 71.6

    Entonces el coro celestial entona un canto jubiloso que llena todo el cielo con la más hermosa melodía.UE 71.7

    Cristo nunca nos ha presentado la figura de un pastor entristecido que regresa sin la oveja. Esto es una garantía de que ni una sola oveja alejada del redil de Dios es olvidada.UE 71.8

    No deja a ninguna sin ayuda. El Salvador recuperará de los desiertos del pecado a todo el que esté dispuesto a dejarse rescatar.UE 71.9

    ¡Anímese aquel que se haya alejado del redil! El buen Pastor está buscándote. Recuerda que su obra es “salvar lo que se había perdido”. Esto te incluye a ti.UE 72.1

    Sin dudas de la posibilidad de tu salvación, es como si desconfiaras del poder salvador de Aquel que te compró a un costo infinito. Que la fe tome el lugar de la incredulidad. Mira las manos que fueron perforadas en tu favor, y regocíjate en su poder para salvar.UE 72.2

    Recuerda que Dios y Cristo están interesados en ti, y que toda la hueste de los cielos está ocupada en la obra de salvar a los pecadores.UE 72.3

    Larger font
    Smaller font
    Copy
    Print
    Contents